Imagen del anuncio de Dolce&Gabbana
Imagen del anuncio de Dolce&Gabbana Dolce&Gabbana

"Queríamos recrear un juego de seducción en la campaña y enfatizar la belleza de nuestras colecciones", afirmaron los modistos Domenico Dolce y Stefano Gabbana en un comunicado. "Nunca fue nuestra intención ofender a nadie ni promover la violencia contra la mujer", aseguraron.

De esta manera la firma de moda Dolce & Gabanna justificaban su controvertida campaña publicitaria, que finalmente será retirada en todo el mundo. Esta decisión llega un día después de que Comité de Control de Autodisciplina italiano decidiera retirar la publicidad de todos los medios de difusión italianos y unos días después de que se hiciera lo mismo en España.

En el anuncio se podía ver a hombre sujetando por las muñecas a una mujer tumbada en el suelo mientras otros cuatro contemplaban la escena.

Tanto la organización pro derechos humanos Amnistía Internacional consideró la campaña como "una apología de la violencia hacia la mujer".

En España el Instituto de la Mujer pidió la supresión del anuncio hace unas semanas, lo que llevó a los dos modistos, propietarios de la compañía, a afirmar que nuestro país se había "quedado un poco atrás", y a retirarlo del mercado ibérico.

El Comité de Control de Autodisciplina Publicitaria, formado por empresas y profesionales de la comunicación y la publicidad y que está encargado de velar por el interés de los ciudadanos y los consumidores, consideró también que el anuncio era "manifiestamente contrario a los artículos 9 y 10 del Código de Autodisciplina Publicitaria", relativos a la dignidad de la persona y la eliminación de la violencia y también añadió que era "ofensiva a la dignidad de la mujer porque la figura femenina es representada en un modo vil, al ser objeto de la prevaricación masculina".