Juicio por fotografíar a niños desnudos
Michael Jason E. comparece en los juzgados de Barcelona (Foto: Efe) Guido Manuilo / Efe
El Ministerio Fiscal solicita una pena de seis años de prisión para Michael J.E., un ciudadano norteamericano que fue sorprendido el pasado 1 de julio grabando con una cámara de vídeo a menores desnudos en la playa de Sant Sebastià de Barcelona para luego presuntamente
colgar las imágenes en Internet.

Según mantiene la Fiscalía y corroboraron los agentes que le detuvieron durante el juicio, celebrado este martes en la Audiencia de Barcelona, el acusado se encontraba a "unos diez metros" de la zona de duchas de la playa con una cámara entre las piernas con la que filmaba a menores "de entre 5 y 10 años" que se bañaban desnudos.

Hacía primeros planos de los rostros de los niños y de sus genitales
Alertados por una llamada, agentes de la Guardia Urbana de Barcelona se desplazaron al lugar y, tras pedirle que se identificara y comprobar las imágenes que había grabado, descubrieron que hacía "primeros planos de los niños y luego iba bajando hasta hacer primeros planos de sus genitales", tal y como explicó uno de los agentes.

A raíz de la detención de Michael J.E., se realizó un registro en la habitación del hotel donde se alojaba que permitió a la Policía incautarse de tres ordenadores portátiles y dos discos duros externos que contenían miles de fotografías y vídeos en los que se mostraba "indudablemente" a menores de edad desnudos y en actitudes pornográficas.

Según los peritos informáticos, dichos archivos sirvieron al acusado para gestionar una página web con la que se lucraba.

Ingresos de la pornografía

Michael J.E. admitió durante su declaración que se lucraba con la pornografía, pero aseguró que nunca ha usado a menores para ello.

Así, pese a que en un primer momento mantuvo que nunca había visto las fotos que se le mostraron y afirmó que no tenía "ninguna web", finalmente acabó reconociendo las fotos que aparecían en dicha página y aseguró que sólo mostraban desnudos de adultos.

"No sabía que lo grababa"

No sabía lo que filmaba porque no llevaba gafas

En lo que respecta al día de su detención, el procesado explicó que estaba "de vacaciones" en la ciudad y que esa tarde se encontraba "filmando la playa en general".

Tras ser preguntado por el fiscal sobre si esas grabaciones incluían planos de menores desnudos, Michael J.E. se excusó diciendo que no sabía lo que filmaba "porque no llevaba las gafas".

Entre las fotografías intervenidas se encontraron muchos archivos con niños presuntamente menores de 13 años de Tailandia y Filipinas en actitudes sexuales, según mantiene la Fiscalía.

Michael J.E. insistió en que la apariencia de las personas que aparecían en sus imágenes "no importaba" porque él disponía de "los certificados obligatorios" que demostraban que eran mayores edad, aunque no supo precisar dónde los guardaba ni quién o cómo se los habían entregado.

Grabar a menores desnudos, ¿un delito?

La abogada que ejerce la defensa del procesado no consideró suficientemente probada su culpabilidad y aseguró que las imágenes que tenía en su poder Michael J.E. en la cámara no constituían delito alguno, ya que, según citó, el Código Penal establece que grabar desnudos a mayores o menores de edad no es, en sí mismo, un delito.

La letrada, por tanto, pidió una sentencia absolutoria a la Sala añadiendo, además, que las pruebas aportadas son "nulas", ya que se vulneró el derecho a la intimidad y al secreto de las comunicaciones del acusado.

La Fiscalía, por su parte, consideró probado que el acusado distribuía este material ilegal a terceros, hecho que calificó de "muy grave" y por el que mantuvo su petición inicial de condena de seis años de cárcel para Michael J.E. por un delito de producción y difusión de pornografía infantil.