La franco-belga Total y la británica Bristih Petroleum (BP) finiquitaron su exclusión del campo petrolero venezolano de Jusepín, convertido en empresa mixta y en la que decidieron no participar, y recibirán por ello 250 millones de dólares (unos 190 millones de euros).

El ministro de Energía y Petróleos, a su vez presidente de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), Rafael Ramírez, firmó el acuerdo respectivo con representantes de ambas multinacionales, en un acto televisado.

Del campo de Jusepín se extraen unos 30.000 barriles diarios

El presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció recientemente que como parte del proceso de nacionalización de sectores estratégicos que impulsa, a partir del 1 de mayo PDVSA controlará no menos del 60% de las expresas mixtas conformadas, e invitó a las compañías privadas a participar en ellas como socias minoritarias.

La franco-belga Total Oil and Gas y la británica BP Venezuela Holdings no aceptaron el trato y firmaron un acuerdo "amigable" de finiquito, destacó Ramírez.

El documento determina que ceden a PDVSA, a cambio de 250 millones de dólares, todos los derechos y acciones sobre Jusepín, lo que además anula cualquier acción de reclamación legal posterior.

Los 250 millones de dólares corresponde al valor acordado por la participación de Total (55%) y BP (45%) en Jusepín, campo del que se extraen unos 30.000 barriles diarios de petróleo y que está situado en el céntrico estado de Monagas.

En la Faja Petrolífera del Orinoco, el gobierno calcula que existe la mayor reserva de petróleo del planeta

Este campo forma parte de la rica Faja Petrolífera del Orinoco, que prácticamente divide en dos al país, donde el gobierno calcula que existe la mayor reserva de petróleo del planeta (316.000 millones de barriles de crudo pesado).

Total y BP firmaron el 19 de diciembre último un contrato transitorio para negociar los términos de su eventual participación en una empresa mixta, pero finalmente no aceptaron integrarla, en reemplazo de un "convenio operativo".

El Parlamento, con todos sus miembros afines a Chávez, consideró recientemente que los 32 denominados "convenios operativos", que formaron parte de la llamada apertura petrolera venezolana en la década de 1990, atentaban contra la soberanía nacional, lo que dio paso a la creación de las empresas mixtas.

En la Faja Petrolífera del Orinoco también participan Exxon Mobil, Chevron y Conoco-Phillips (EEUU), y la noruega Statoil las que aún negocian su eventual participación en las empresas mixtas.

En febrero, al firmar la ley que faculta a PDVSA a asumir el control mayoritario de los campos petroleros de la Faja, Chávez dijo que así se está "recuperando la propiedad y la gestión de estas áreas estratégicas".