Oficina del paro
Una oficina del paro en la comunidad de Madrid. Ballesteros / EFE

El economista jefe para España del BBVA Research, Miguel Cardoso, ha asegurado este martes que previsiblemente España no recuperará los niveles de empleo previos a la crisis hasta 2025, pese a que el mercado laboral se ha hecho más "sensible" al crecimiento del PIB y que es de esperar creación neta de empleo durante los próximos dos años.

Durante la Jornada sobre la economía española 'La salida de la crisis', organizada por la Asociación de Periodistas de Prensa Económica (APIE), ha señalado que, con datos hasta febrero, la economía española crecerá al menos un 0,4% en el primer trimestre del año.

Con este dato, la entidad financiera mantiene su previsión de crecimiento del PIB del 1% en 2014 y de alrededor de 2% en 2015, pero además cree que hay sesgos al alza que hacen pensar que la economía española podría crecer incluso un 1,5% en el conjunto del año.

Parece que no se ha cumplido el objetivo de déficit público en 2013Sin embargo, en su opinión lo importante no es discutir si la economía crece un 1% o un 1,5%, sino de qué manera puede lograr un crecimiento del 2% sostenible en el tiempo, ya que aún persisten grandes desequilibrios que hay que seguir corrigiendo, empezando por el déficit público.

En este sentido, Cardoso ha señalado que "parece que no se ha cumplido el objetivo de déficit público en 2013", del 6,5% del PIB, sino que éste se situará previsiblemente en el 6,7% del PIB. En todo caso, ha dicho que ello puede suponer que el desequilibrio fiscal está teniendo cada vez menos impacto sobre la actividad económica, algo que, a su juicio, "es para sentirse optimista".

Otro de los retos es generar una mayor competitividad de las empresas, en parte a través de un mantenimiento de la moderación salarial y una mejor regulación. Si bien, también ha apuntado que las empresas españolas son de las que más margen están ganando por lo que sería conveniente reducirlos en algunos sectores.

En este punto, ha dicho que "una reforma de servicios sería muy aconsejable" y que en el caso del sector energético se podría ganar competitividad "con un coste de la energía muy inferior".