El Ayuntamiento de la capital y la Subdelegación del Gobierno central en Granada acordaron ayer prohibir el macrobotellón convocado a través de correos electrónicos para el próximo 23 de marzo. La restricción de celebrar la concentración se extiende desde el 22 al 25 de marzo, para lo que se ha diseñado un dispositivo policial conjunto con el fin de evitar cualquier intento por parte de los jóvenes. Los e-mails hacían un llamamiento a los chavales de toda España a celebrar la Fiesta de la Primavera en la ciudad y a superar un nuevo récord de asistencia.