Todos los alumnos que estudien en colegios gallegos el curso que viene podrán solicitar el servicio del comedor. Ésta es la principal novedad del nuevo decreto de comedores publicado ayer en el DOG. Hasta ahora, el servicio estaba abierto a todo el alumnado en el caso de los comedores gestionados por las Asociaciones de Padres (Anpas), pero no en los de la Xunta donde sólo podían comer en el colegio los usuarios del transporte escolar.

Con la nueva normativa, los 356 comedores públicos de la Consellería de Educación se sumarán a los 106 de las Anpas y abrirán sus puertas a todos los alumnos del centro. Sin embargo, desde la Xunta aseguran que por ahora no se plantean ampliar las plazas, sino que esperarán a la demanda de forma que se crearán más «si el presupuesto de la Consellería lo permite».

En cuanto a la gestión, seguirá el reparto de trabajo con los Anpas, algo que no les ha sentado muy bien. «En vez de darnos subvenciones para bajar el precio del menú, deberían asumir la gestión. Nosotros los pusimos en marcha, pero ahora que ya funcionan debería responsabilizarse ellos», asegura Julio Melero, presidente de Foampas.

Otra de las novedades del decreto es la elaboración de menús adaptados para aquellos menores con intolerancia a algún alimento. Siempre que se presente un justificante médico, el centro podrá preparar platos especiales para su dieta o se les ofrecerá a los padres la posibilidad de que el niño lleve cada día su comida.

Además, la Xunta enviará a los colegios guías con las necesidades nutricionales de los estudiantes, las calorías de los alimentos y los platos propios de cada época del año. Con ellas se programarán menús para entre cuatro y seis semanas en los que se tendrán en cuenta los criterios de alimentación sana y equilibrada.

Programa contra la obesidad

El Ministerio de Sanidad está desarrollando este curso un programa de prevención de la obesidad infantil en el que participan hasta el mes de junio 64 colegios españoles, algunos de ellos de Galicia. En él se medirá y pesará a los niños, se les preguntará sobre sus hábitos alimentarios y se les darán una serie de recomendaciones nutricionales para orientar a los padres y educadores. Según el estudio EnKid de la población española, el 25% de los niños gallegos tiene sobrepeso y el 12% obesidad. Hace 20 años la media española era del 4,9%.