Emalsa ha acusado al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria de llevar a cabo "una torpe maniobra de manipulación de la realidad" en relación a la depuración de aguas para justificar la intervención.

En este sentido, señaló que en enero estaba autorizada y programada en la estación depuradora de Barranco Seco la parada paulatina de las líneas para realizar varias actuaciones, entre ellas, la reparación de la cubierta de los reactores biológicos que habían sido dañados como consecuencia de los temporales, así como para el mantenimiento de los decantadores (tarea que se realiza periódicamente).

Sin embargo, esta última tarea "no fue posible realizarla debido a la rotura" previa del emisario submarino a causa de fenómenos meteorológicos adversos, según ha informado Emalsa en un comunicado.

Asimismo, desde el 1 de marzo, y de forma intermitente, puntualiza que "se han ido registrando problemas en los procesos de decantación" citados, de los que aseguró el Ayuntamiento "ha sido informado de manera puntual".

Emalsa agregó que estos problemas "se han ido solventando con actuaciones correctivas y reducción" del caudal de tratamiento debido a la previsión climatológica que "permitiría la reparación del emisario submarino".

Añaden que debido a la repetición de la problemática y que la meteorología "no permitía continuar esos días la reparación, estos hechos se comunica el 6 de marzo" al responsable de la Unidad Técnica del Agua, Rafael Bolívar, para la toma de decisión de adelantar la intervención prevista de mantenimiento de los decantadores y pospuesta por la incidencia del emisario submarino, para minimizar el impacto del vertido".

En este sentido, informó que tras constatar la imposibilidad de acometer los trabajos del emisario submarino, debido a las previsiones meteorológicas adversas, se decidió adelantar la reparación definitiva de los decantadores de dos de las líneas, el 12 de marzo, para poder llevar el caudal de tratamiento a su valor máximo, lo que afirman se comunicó al técnico municipal mediante correo electrónico.

Estos trabajos duraron dos días, finalizando el 14 de marzo. Asimismo, Emalsa insiste en que desde que se produjo la avería en el emisario submarino, realiza "diariamente toma de muestras y análisis en 7 puntos que incluyen varias playas del litoral para controlar su posible afección".

Al respecto, apuntó que la muestra que se recogió el 11 de marzo, tras 48 horas, indicó la existencia de valores elevados de los parámetros microbiológicos, de lo que se "informó al Servicio Municipal de Aguas, en la mañana del día siguiente, viernes 14, con la recomendación de que fuera alertada en tal sentido la Concejalía de Playas", entre otras cuestiones.

Por ello, subrayan que no se ha producido "en ningún momento ocultación de incidencia alguna, y, en ningún caso, se ha privado de información" a los responsables municipales del servicio, de ahí que la empresa suministradora de aguas desmienta "de manera categórica" el que se haya ocultado información a los responsables municipales.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.