Luis Alfonso y su esposa, Margarita Vargas
Luis Alfonso y su esposa, Margarita Vargas ©Korpa KORPA

Los duques de Anjou, Luis Alfonso de Borbón y Margarita de Vargas Santaella, han sido padres de una niña, su primogénita, que recibirá el nombre de Eugenia.

El alumbramiento ha tenido lugar el lunes en una clínica del estado de Florida, en Estados Unidos según informó telefónicamente el propio duque de Anjou.

La pequeña ha nacido a las 18.00 horas de Florida (medianoche española), ha pesado 3,700 kg y ha medido 52 centímetros.

El alumbramiento se ha realizado mediante cesárea y tanto la madre como la hija se encuentran en perfecto estado, según informó del duque de Anjou.

El padre de la niña es hijo del fallecido duque de Cádiz y de Carmen Martínez Bordiú

El hijo del fallecido duque de Cádiz -primo del Rey Juan Carlos- y de Carmen Martínez Bordiú -nieta de Francisco Franco- contrajo matrimonio con Margarita de Vargas el 6 de noviembre de 2004 en la República Dominicana.

El padre de su esposa es el financiero venezolano y presidente del Banco Occidental del Descuento (BOD), Víctor José de Vargas e Irausquín.

Después de su matrimonio con Margarita, licenciada en Pedagogía, trasladó su residencia a Venezuela.

A la muerte de su padre, Alfonso de Borbón Dampierre, duque de Cádiz, en enero de 1989, y dado que su hermano mayor, Francisco, había fallecido en 1984 en un accidente automovilístico, Luis Alfonso pasó a ser duque de Anjou.

Tres años más tarde, en 1992, asumió sus compromisos dinásticos como jefe de la Casa de Borbón de Francia, por lo que es gran maestre de las antiguas órdenes reales francesas, como la del Espíritu Santo.

En junio de 2000 fue admitido como caballero a la Orden de Malta, cuyo uniforme vistió en su enlace matrimonial.

Como Duque de Anjou fue recibido en calidad de Bailio de la Gran Cruz de Honor y Devoción, distinción reservada a los jefes de Estado y de Casas Reales.

La ceremonia, celebrada en Versalles, supuso su reconocimiento como jefe de la Casa Real francesa por parte de la nobleza de aquel país.

En el caso de acceder al Trono de Francia, a Luis Alfonso de Borbón le hubiera correspondido reinar como Luis XX, aunque, de acuerdo con sus propias declaraciones, no aspira a ningún cargo, si bien se considera heredero de una tradición histórica y cultural.