Stefano Frumson
Stefano Frumson, en la fiesta 5º aniversario de la agencia RV Edipress (Muñoz Romero) MUÑOZ ROMERO / RV EDIPRESS

Su infancia fue distinta, dedicada al piano prácticamente desde antes de ir colegio.

Stefano es un chico tímido, de educación exquisita y con un pasado trágico a sus espaldas: con sólo ocho años tuvo que superar el asesinato de su padre, y hace unos meses, en octubre, su madre murió en un desgraciado accidente provocado por la lluvia en Marbella. Aún así, su amor por el piano le dio fuerzas para salir adelante.

Mientras sus compañeros de colegio se despedían de los dientes de leche, él ya interpretaba a grandes figuras como Chopin, Rachmaninov o Vivaldi.

Ya ha grabado dos discos, tiene material propio y perfecciona su formación musical en el prestigioso Winchester College en Reino Unido. Algunos ya le han bautizado como el 'Mozart del siglo XXI'.

¿Cuándo empezaste a tocar?

Empecé con tres años, cuando mi madre notó que pasaba horas y horas sentado en el sofá del salón escuchando música sinfónica de grandes compositores. Entonces decidió comprarme un instrumento y apuntarme a una profesora.

¿Tuviste claro desde pequeño que el piano sería tu vida?

Mientras otros chicos sucumbían en pequeños problemas ilusorios, yo vivía una vida basada en la música y en el amor a mi familia

Siendo tan pequeño es difícil tener claro qué sería de mi vida, pero el piano era lo que más me gustaba. No quería juguetes, ni amigos... el piano me entretenía más que nada. Nada de esto ha cambiado hasta hoy.

Te ha tocado vivir situaciones muy difíciles con la pérdida de tus padres. Muchos en tu situación no hubieran salido adelante. ¿Cómo lo conseguiste? ¿Contaste con la ayuda de alguien?

La verdad es que no sé exactamente cómo, pero hubo mucha gente que nos ayudó, tanto a mí como a mi hermana, en esos momentos tan difíciles. Gracias a esas personas pudimos salir adelante. Mi familia ha sufrido muchísimo en estos ultimos 9 años, nos hicimos muy fuertes tras la pérdida de mi padre. Juntos lo conseguimos.

Seguro que te acuerdas mucho de ellos. ¿Están presentes en tus composiciones?

Por supuesto, sobre todo mi madre. Ella está presente en casi todas mis composiciones. Me ha ayudado mucho a moldear mi estilo romántico con su personalidad y educación. Sin ella no sería lo que soy.

¿Es la música un refugio para ti?

La música es un refugio para mí, y lo ha sido desde que era muy pequeño. Cualquier problema que tuviese perdía toda su importancia una vez que me ponía a tocar. La música ha protegido mi autoestima, mi personalidad y mi felicidad.

Alguien que interpreta a la perfección a los grandes maestros y a tu edad es un genio en potencia. ¿Cómo fue tu infancia?

No quiero destinar mis composiciones a un pequeño grupo de ilustrados

Mientras que otros chicos de mi edad sucumbían en pequeños problemas ilusorios, yo vivía una vida basada en la música y en el amor hacia mi familia, sin necesidad de nada más.

Pero te habrán calificado en numerosas ocasiones como un niño prodigio o incluso como un bicho raro por tu dedicación exclusiva al piano.

Siempre he sido muy diferente a los demás en mis dos colegios (San José hasta los 12 años u Aloha College hasta los 16), pero pienso que supe adaptarme a los demás niños y nunca he tenido problemas con ellos, excepto en algunos casos. Siempre me he llevado mejor con niños más mayores, solía estar con la gente de la clase superior casi todo el tiempo social.

Con 17 años gozas de una madurez fuera de lo normal. ¿Cuáles son tus metas, tanto profesionales como personales?

Espero terminar mis estudios en mi colegio británico, en el que estoy actualmente, y poder acceder a una buena universidad. También me gustaría perfeccionar mis estudios musicales en algún sitio como el conservatorio superior de Hannover o el conservatorio de Tchaikovsky de Moscú... Mi meta principal es poder tener una carrera musical como compositor. Quiero componer música para películas, orquestas, solistas, etc. y poder mantener a mi familia y garantizar un buen futuro para mi hermana.

¿Eres consciente de que, por tu trayectoria, podrías estar en un futuro entre los grandes de la música?

Ojalá sea cierto. Para mi, la admiración de la gente y que les guste mi música es lo más importante. Me gustaría llegar al corazón de la gente, que puedan sentir lo que yo siento al componer. No quiero destinar mis composiciones a un pequeño grupo de ilustrados.