Detenidos
Fotografías de los yihadistas detenidos en Melilla y Málaga. POLICÍA NACIONAL

Agentes de la Comisaría General de Información de la policía española y de los Servicios de Seguridad de Marruecos han desarticulado la que consideran la "célula más importante responsable del envío de yihadistas a Siria" y otras zonas de conflicto, según el Ministerio de Interior, que señala que la operación continúa abierta.

Su actividad era captar y enviar a presuntos terroristas a zonas de conflicto como Siria o Mali

En concreto, han sido detenidas cuatro personas en España —tres en Melilla y una en Málaga— entre los que se encuentra el responsable de la célula, un español, y otras tres en Marruecos. Alguno de los detenidos ya había retornado tras su paso por organizaciones terroristas vinculadas a Al Qaeda.

El líder español, con apellido musulmán (posiblemente con origen familiar marroquí), es uno de los detenidos en Melilla, y se le atribuye en el pasado el envío de combatientes yihadistas a tres zonas de conflicto: Siria, Libia y Mali, según los detalles aportados por el ministerio del Interior marroquí.

La operación policial conjunta se ha venido gestando durante un año entero, según fuentes cercanas al operativo. Estas mismas fuentes resaltaron el carácter "coordinado y cronometrado" de las detenciones, y subrayaron "el gran nivel de confianza" que ha permitido llevarlas a cabo.

El ministerio marroquí del Interior emitió un comunicado con detalles sobre la célula en el que detallan los movimientos del líder español "de tendencia extremista" de la organización, que residió en Larui, población a unos 30 kilómetros al sur de Melilla. Posteriormente se trasladó a Melilla, donde ha sido detenido, y desde donde "y prácticamente hasta ayer mismo" ha continuado organizando y coordinando el envío de voluntarios para la yihad, según precisaron las fuentes.

"De las más activas"

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha destacado la importancia de la operación desplegada por la Policía Nacional y las autoridades marroquíes para desarticular esta red. Según ha dicho, era "una de las células más activas de Europa" en esta tarea. Se trata de una operación "muy importante", ha dicho Fernández Díaz en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en la que ha valorado que se trataba de una "célula internacional, la más activa de España y de las mas activas de Europa".

Según ha explicado "en estos momentos, su actividad era captar y enviar a presuntos terroristas a zonas de conflicto como Siria o Mali y entre los detenidos en Melilla se encuentra el cabecilla del grupo. El ministro ha precisado que este líder de la red es el único con nacionalidad española, aunque de origen belga.