Vigo es la ciudad más ruidosa de toda Galicia
Este panorama en la calle Inés Pérez de Ceta podría cambiar de aquí en adelante si además de aprobarse la modificación de la Ordenanza del Ruido. (M. Vila)
Hoy se debate en el Pleno la modificación de la Ordenanza del ruido para que 33 calles de Vigo se conviertan en Zonas Acústicamente Saturadas. De salir adelante la propuesta del Gobierno local, habrá una zona concreta de la ciudad que tendrá mayor protección frente al exceso de decibelios, pero quizás no sea suficiente para terminar con el suplicio del 38,77% de los vigueses.

Hablando más claro, hay 114.371 personas que sufren a diario el problema del ruido en Vigo, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y que convierten a esta ciudad en la más ruidosa de toda Galicia. El Concello sólo ha atendido a las reivindicaciones de un colectivo de afectados por el volumen de más en los bares de copas, pero esta medida no se puede considerar como una cruzada por el descanso del oído de los ciudadanos.

El estudio previo a la proposición que hoy se debate y que fue elaborado por el Valedor do Cidadán, determinaba que el ruido por las mañanas en algunas de esas calles es superior al de por la noche. Es el caso de García Barbón, Lepanto, Colón o Urzáiz, donde el tráfico, el trámite de la carga y descarga en las tiendas o el bullicio de los transeúntes, rebasa los límites aconsejables a diario.

Ordenanza incompleta

Cuando empezó a reunirse la Comisión del ruido, el Gobierno local pretendía extender el control del decibelio a otros ámbitos de la vida cotidiana: ruidos de animales, trabajos en el puerto y obras en la calle, entre otros.

En la proposición que hoy va a Pleno todo eso se ha esfumado y si se cumplen los objetivos habrá más vigueses que duerman apaciblemente, pero también habrá otros que tengan que cerrar las ventanas de su casa por la mañana en pleno verano. Puede que el ruido no contamine la atmósfera, pero sí el ánimo de las personas.

Las fases de la ordenanza

21 de octubre de 2004

Empieza todo. Se decide elaborar un informe sobre las zonas saturadas de ruido.

7 de marzo de 2005

Cambio del articulado. Hay que modificar el artículo 17. Se empieza a elaborar un mapa con las mediciones sonométricas.

6 de septiembre de 2005

Resultados. Hay 33 calles del centro que sobrepasan los límites aconsejables.

11 de enero de 2007

Hay acuerdo. Se modifica el articulado y se suspende la concesión de licencias.

5 de marzo de 2007

A pleno. Se decide si se aprueba provisionalmente.

6 de marzo de 2007

Alegaciones. Hay 30 días de exposición pública.

En un mes

Aprobación. Visto bueno de la Xunta. Aparece en el DOGA.

Locales sin licencia. Sin carta blanca

La polémica sobre los bares sin licencia debería terminarse. Se elabora una lista para tenerlos a todos ‘fichados’. Los que no tengan permiso, ya no lo tendrán.

Se adelanta el cierre. A las 3.30, para casa

Para que los locales dejen de incumplir los horarios se adelanta el cierre. Los pubs cerrarán a las 3.30 h. y las discotecas a las 5 de la mañana. Habrá más Policía.

Venta de alcohol. Empieza la ley seca

Los ‘botelloneros’ tendrán que buscarse la vida porque a partir de las 22 h. no se podrá vender alcohol en las tiendas de las zonas de marcha.

Control del ruido. Prohibido cantar

Se controlarán los niveles de ruido que emiten los locales y se intentará que la gente no se desmadre en la calle para garantizar el descanso de los vecinos.

Malos tiempos para el ruido

Este panorama en la calle Inés Pérez de Ceta podría cambiar de aquí en adelante si además de aprobarse la modificación de la Ordenanza del Ruido, el Concello se aplica a fondo para hacer que se cumplan las normas.