Ajeno a todas las polémicas y protestas que está suscitando su cinta, el director de Noé Darren Aronofsky está convencido de que estas terminarán cuando la gente vea la película, ya que él siempre ha sido muy respetuoso con lo que dice La Biblia.

La película "es respetuosa con el texto original, pero lo lleva a la vida para el público actual", dice el director"Cuando empiecen a verla se va a acabar la controversia porque yo creo que la película es muy respetuosa al texto original, pero lo lleva a la vida para el público del siglo XXI", dijo el estadounidense en una entrevista.
 
Noé cuenta la historia de este personaje bíblico (interpretado por Russell Crowe), un humilde carpintero que comienza a tener visiones apocalípticas sobre el diluvio universal y para salvar a su familia construye una embarcación en la que también mete parejas de distintas especies animales.

"Creo que hice una película para creyentes y no (...) La parte medular de la película son los valores, que quienes creen reconozcan como propios porque nos apegamos mucho al texto original, y para quienes no son creyentes o menos religiosos encontrarán una película emocionante, que no está en La Biblia de su abuela, sino un espectáculo visual con un gran drama", añadió el cineasta.

A las protestas de algunos católicos extremistas que acusan a la cinta de poco fiel a la historia, se suma la decisión de órganos como el Consejo Nacional de Medios de Comunicación de Emiratos Árabes Unidos que tras ver la película anunció que tres países árabes la censurarán.

"Considero que en la historia de La Biblia, cuando realmente empiezas a leerla, hay mucha intensidad, se ponen muchas cosas a prueba, mucha tentación frente al mal y al bien y esa batalla está ahí en el texto y no creo que sea algo que se deba ocultar porque es lo que lo hace dramático", aseguró.

Y es que lejos de ser una historia para niños, como en opinión de Aronofsky creen muchas personas, "para nada es así". "Esta es una de las primeras cosas que queríamos cambiar, la percepción de la gente de esta historia", apuntó.

Crowe, criticado en Egipto

Por otra parte, el protagonista de la película, Russell Crowe, se ha convertido en el centro de las críticas por parte de la institución religiosa egipcia Al Azhar.

Qatar, Kuwait y Emiratos Árabes no proyectarán la película por contradecir al IslamEsta institución pide que se vete la proyección de esta película ya que consideran la interpretación de Crowe un 'haram'(pecado). En un comunicado difundido por la agencia estatal de noticias Mena, Al Azhar rechaza la difusión de "cualquier tipo de obras que representen a profetas o a sus compañeros".

Ha sido la propia productora, Paramount Pictures la encargada de confirmar que Qatar, Kuwait y Emiratos Árabes no proyectarán en sus salas la nueva película sobre el personaje bíblico ya que "contradice las enseñanzas del Islam".