Pide a Camps en público la casa que le prometió

Una mujer aborda al presidente por sorpresa.
Arriba, los manifestantes. (F.G.)
Arriba, los manifestantes. (F.G.)
Seguro que lo último que se esperaba ayer el presidente del Consell, Francisco Camps, era verse dando explicaciones a una mujer, asegurándole que tendría su vivienda que le había prometido años atrás, ante la expresión incrédula del alcalde, Luis Díaz Alperi.La idea era otra. Había venido a firmar un convenio para ofrecer ayudas a la rehabilitación en los barrios más humildes de la ciudad, en la Zona Norte. Nada menos que 10.000 viviendas a razón de un millar al año.

Pero un grupo nutrido de vecinos de allí se tomó el anuncio como una tomadura de pelo electoralista y se plantaron en la puerta del Ayuntamiento con pancartas en las que mostraban su descontento con lemas como «Basta ya de mentiras». Sosteniendo algunos de estos carteles se encontraba el candidato a la Alcaldía por Esquerra Unida, José Antonio Fernández Cabello.

Además de asistir al espectáculo de verse rodeado de manifestantes, dentro de su coche oficial, Camps tuvo que atender personalmente a la mujer antes citada que, en el interior del edificio consistorial, delante de todo el mundo, le comentaba que estaba harta de aguardar la vivienda prometida hace ya años y le mostraba documentación que acreditaba sus quejas por este retraso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento