La familia del joven brasileño Víctor da Silva, desaparecido en la mañana de Año Nuevo cuando volvía de un cotillón celebrado en el Parque del Agua de Zaragoza, descarta casi totalmente que este cayera al río Ebro y ha pedido al Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Aragón que siga la pista de los posicionamientos de su teléfono móvil.

Así lo ha indicado a Europa Press el abogado Carlos Vela, que representa a la familia de Víctor. Ha resaltado que el joven "no tenía ningún problema con nadie". Se ha hecho cargo del caso la juez titular del Juzgado de Instrucción número 4 de la capital aragonesa, Soledad Alejandre.

El letrado ha señalado que Víctor dejó el cotillón hacia las 7.30 horas y fue visto por última vez a las 8.00 horas junto a GranCasa, en el distrito del ACTUR, donde la Policía Local le identificó.

Entre las 10.05 y las 10.10 horas, en el Polígono Cogullada, se realizaron cuatro llamadas desde su teléfono móvil a la empresa de autobuses Alosa, que presta servicio entre Zaragoza y Huesca. Da Silva no tiene relación alguna con la capital altoaragonesa, ha apuntado el abogado, quien ha agregado que saltó el contestador automático de Alosa. Además, la Policía Nacional ha preguntado a todos los conductores de la compañía, que no han reconocido al desaparecido.

Posteriormente, Víctor da Silva se habría dirigido a su casa. El repetidor de la calle Felisa Galé, en el barrio de La Jota, cerca ya de su vivienda de Vadorrey, ha situado allí su móvil desde las 11.30 horas hasta las 12.35. Vela ha conjeturado que si el teléfono de Da Silva esta en la misma zona durante este lapso de tiempo "tiene que estar en casa de alguien" o haber subido a un vehículo estacionado en la zona.

"Valoramos la posibilidad de que, camino a casa, se encontrara con alguien" y se detuviera, ha planteado el letrado, recordando que Da Silva es conocido y pertenece a la Peña 'La murga'. "Se le pierde la pista al lado de su casa", ha asegurado Vela.

En este contexto "no tiene ningún sentido que hubiera caído al Ebro", ha continuado el representante de la familia, quien ha enfatizado que desde la zona en la que se posicionó el móvil por última vez al Ebro hay unos 15 minutos de recorrido andando y posiblemente habría sido visto por algún vecino.

Fuentes del Cuerpo Nacional de Policía han informado de que, en los próximos días, se desplazarán a Zaragoza agentes de un unidad cinológica para que rastree el Ebro un perro que es capaz de detectar los cadáveres en descomposición inmersos en el agua. Este cánido ya cooperó en las tareas de búsqueda de la joven sevillana Marta del Castillo. La Policía no abandona la hipótesis de que Da Silva cayera al Ebro.

Por otra parte, el cónsul de Brasil en Barcelona, Sergio Barbosa, se ha interesado por el caso y ha solicitado información del juzgado. La prensa brasileña se ha hecho eco del caso.

'

Todos somos víctor'

Asimismo, el abogado zaragozano ha recordado que el 1 de marzo tendrá lugar una concentración desde las 18.00 hasta las 19.00 horas en la Plaza Mozart, en la confluencia de la calle Marqués de la Cadena y la Avenida de Cataluña.

El objetivo de esta movilización es manifestar el apoyo a la madre de Víctor, Renilda Jesús da Silva, y el resto de la familia del joven "e impedir que la desaparición de Víctor caiga en el olvido".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.