Ciclista urbana
María Valdés, una madrileña que utiliza la bici como medio de transporte habitual: "Ha mejorado mi calidad de vida". JORGE PARÍS

Cada vez más madrileños están decidiendo dejar el coche en el garaje y pasarse a las dos ruedas. El uso de las motocicletas, los ciclomotores y las bicicletas para los desplazamientos habituales por la ciudad va en aumento en los últimos años, mientras que el coche va perdiendo adeptos. Esta tendencia se refleja en el parque de vehículos de Madrid: desde 2008 hasta 2012 (últimos datos disponibles en el censo del Ayuntamiento), el número de turismos matriculados en Madrid descendió un 1,9% (hasta quedar en 1.355.323 coches); mientras que el censo de motos aumentó un 6,8% en el mismo periodo (ya son 193.899).

La razón es la crisis, pero también el fomento de estos medios y la conciencia ecológicaEstas tendencias se traducen en la circulación de vehículos por la capital: el uso de los vehículos privados disminuyó un 3% en las calles de Madrid en un año, sobre todo por el descenso de coches, según el Informe de Movilidad publicado por el Ayuntamiento a finales de 2013. Sin embargo, según el mismo informe, los desplazamientos urbanos con moto crecieron un 9,4% y la utilización de bicicletas subió un 27% en un año. Fuentes municipales creen que el aumento del uso de la moto "puede haber estado influido por la crisis económica", mientras que vinculan el crecimiento de las bicis al "incremento de la oferta de carriles bici en el centro de la ciudad".

Los expertos en movilidad también consideran que la crisis ha llevado a muchos madrileños a buscar vehículos más baratos: el principal ahorro es en combustible (la moto consume menos gasolina y la bici no la necesita), pero también se reducen gastos en el aparcamiento (los vehículos de dos ruedas no pagan parquímetro) y en impuestos. "La razón evidente de este cambio de tendencia es la crisis económica. Aunque hay otras dos razones que ayudan al fomento de las dos ruedas: por primera vez, el Ayuntamiento facilita el uso de bicis y motos, aunque de forma aún tímida; y además se ha despertado una conciencia ecológica entre la ciudadanía, que ahora busca medios menos contaminantes", explica Eugenio Morales, exconcejal de Circulación de Madrid.

Rapidez, aparcamiento y menos estrés

Además, los usuarios de colectivos ciclistas y motoristas aportan otros motivos. Entre ellos, están la rapidez para moverse por la ciudad sorteando los atascos, la mayor facilidad para encontrar aparcamiento sin necesidad de dar vueltas a la caza de un hueco libre y la disminución del estrés que provoca estar inmovilizado en un atasco.

Las motos no pagan parquímetro y pueden entrar libremente en las zonas de tráfico restringidoEn el último lustro, el Ayuntamiento de Madrid ha introducido medidas de movilidad para potenciar el uso de la moto. Los motoristas están exentos del pago de los parquímetros, pueden acceder libremente a las áreas de tráfico restringido de Embajadores o Cortes, se les permite circular por los carriles reservados a autobuses y taxis, y se han creado líneas de detención adelantada para motos en los semáforos. También se han ampliado los aparcamientos reservados a motocicletas, aunque no lo suficiente: solo hay plazas para el 3,3% de las motos censadas en Madrid, lo que provoca que las aceras se llenen de motos que impiden el paso a los peatones. Por su parte, en la ciudad existen unos 300 kilómetros de vías ciclistas, el Ayuntamiento está instalando aparcabicis y Metro permite transportar la bici en los vagones en los horarios menos saturados.

En cualquier caso, los expertos creen que Madrid todavía sigue siendo territorio de los coches, por falta de más incentivos para los transportes sostenibles. "Las vías ciclistas no llevan a ninguna parte, debería haber una red que enlace los puntos clave. Y hay carencia de aparcamientos para motos en la calzada. En Madrid falta una ley de movilidad sostenible, donde se determine que la prioridad de los modos de transporte es el peatón, después la bicicleta, luego la moto y por último todos los demás", sostiene Morales.

Francisco Pérez, motorista: "Con la moto es imposible llegar tarde. No pillas atasco"

Francisco utiliza la moto como medio de transporte habitual para circular por Madrid desde hace cuatro años. "Con la moto todo son ventajas. Es más barata que el coche, gasta muy poca gasolina, te ahorras el aparcamiento y también es una cuestión de responsabilidad ciudadana, porque contamina menos. Pero quizá la principal ventaja es la rapidez: con la moto es casi imposible llegar tarde a los sitios, nunca pillas un atasco. Para el uso urbano, es el medio de transporte ideal, sin duda. Posiblemente, la pega es la mayor inseguridad, porque muchos conductores no respetan a las motos y estás más indefenso ante cualquier golpe. Creo que las autoridades deberían incentivar más la compra de motos, con reducciones de impuestos, facilitando más aún la movilidad y formando a la gente desde pequeños para que aprendan a circular sobre la moto".

María Valdés, ciclista urbana: "Vendí el coche y ahora voy en bici. Es un chollo"

Utilizar la bici mejora mucho tu calidad de vidaMaría atraviesa a diario el centro de Madrid con su bicicleta. Aunque no siempre ha sido ciclista urbana: "Hasta hace un año circulaba en coche, pero por la crisis tuve que vender el coche y decidí moverme en bici. Ha sido una buena decisión: ir en bici es un chollo, ahora soy más feliz. Aparcas donde quieres, tienes más facilidad para circular, no hay que pagar parquímetros, no gastas nada y, además de todo eso, haces deporte. En definitiva, utilizar la bici mejora mucho tu calidad de vida. Otro punto importante es que te llevas menos disgustos: con el coche vas siempre con mal rollo, pero con la bici ves la vida de otra forma. Por ejemplo, me gusta atravesar el Retiro cuando voy de un lado a otro del centro y eso es un lujo. Ahora no trabajo porque estoy en paro, pero a las entrevistas voy en bici: llevo los tacones en la mochila y cuando llego a la entrevista me los pongo en lugar de las zapatillas".

Consulta aquí más noticias de Madrid.