James Cameron
El director de cine estadounidense James Cameron, ante dos osarios de piedra caliza, que supuestamente albergaron los restos de Jesús de Nazaret (d) y María Magdalena (i). Justin Lane / Efe

El director de cine estadounidense James Cameron, director de la oscarizada Titanic, ha levantado la polémica con un documental titulado La tumba perdida de Cristo.

En el documental, aparte de asegurar que Jesús no resucito, se afirma que mantuvo una relación con María Magdalena, con quien tuvo un hijo llamado Judah, y que los tres fueron enterrados en Jerusalén.

Cameron se basa en una teoría que sostiene que diez osarios encontrados en unas excavaciones en un suburbio de Jerusalén en 1980 pudieron contener los huesos de Jesús y de su familia.

James Cameron y al cineasta Simcha Jacobovici, se apoyan en años de investigación de expertos arqueólogos y especialistas en genética.

Sin embargo, muchos arqueólogos han recibido el anuncio con gran escepticismo, asegurando que se trata más de una artimaña para hacer dinero que de un verdadero descubrimiento.

Es muy probable, aseguran, que esas tumbas pertenecieran a personas con nombres similares a los de la familia de Jesús, nombres que eran muy comunes.

El canal Discovery Channel emitirá el documental en todo el mundo.

Hoy, Cameron y Jacobovici, han dado una rueda de prensa en la Biblioteca Pública de Nueva York, en la que han mostrado dos osarios de piedra caliza que supuestamente albergaron los restos de Jesús de Nazaret y María Magdalena.