Self Portrait, 1954
Autorretrato de David Hockney en una litografía que hizo a los 17 años © David Hockney

Considerado sin voces en contra y pese a que siempre ha preferido vivir en California como uno de los grandes artistas ingleses del siglo XX, David Hockney (Bradford, 1937) ya demostró de lo que era capaz cuando, siendo todavía un alumno del Royal College of Art de Londres, expuso una suite de 16 aguafuertes, A Rakes Progress, que anunciaba el genio de un artista nato.

Al año siguiente, en 1962, demostró también su carácter cuando, al serle negado el título por el college —era demasiado atrevido para la venerable institución—, dibujo un bosquejo titulado El Diploma y se negó a escribir el ensayo que le pedían los profesores aduciendo que debía ser juzgado por su arte, no por sus palabras. Se salió con la suya, obtuvo el grado y logró cambiar las rancias normas de la institución.

Fotos, un BMW, dibujos con iPhone...

Es complicado elegir una sólo categoría artística para este incansable buscador que confiesa cansarse pronto de los géneros y necesitar saltar de uno a otro para no caer en el hastío. Ha ejercido la pintura, el grabado, el cine, la ilustración, el vídeo, la fotografía, el diseño escénico, y un curioso etcétera que incluye obras sobre pulpa prensada de papel, la decoración externa de un art car para BMW y los recientes dibujos realizados con iPhone...

La exposición Hockney, Printmaker (Hockney, grabador), en la Dulwich Picture Gallery, al sur del área metropolitana de Londres, hasta el 11 de mayo, conmemora la devoción de sesenta años de uno de los grandes creadores del pop art británico por las artes gráficas, en especial la litografía y el aguafuerte. La muestra coincide con el 60º aniversario del primer trabajo del artista como grabador y el inicio de una "larga y variada" carrera en la técnica, a la que jamás ha renunciado, como se puede comprobar en el área de graphics de su web oficial.

Uno de los artistas más conocidos y más queridos del Reino Unido Agrupadas por temas y técnicas, el centenar de obras de la muestra ofrecen una visión general —"instructiva y entretenida", dice la galería— de la obra gráfica de Hockney, "uno de los artistas más conocidos y posiblemente más queridos del Reino Unido y también uno de nuestros grabadores más talentosos", añaden.

La importancia de la poesía

También revela aspectos con los que sólo los expertos están familiarizados, por ejemplo la importancia de la poesía y las fuentes literarias clásicas como base de muchos de los proyectos de Hockney y el "amplio conocimiento" que tiene el artista de la obra de todos los grandes grabadores de la historia.

Uno de los más prolíficos, más técnicamente dotados e inteligentes La exposición permite comprobar algo que a menudo se pasa por alto: que estamos ante "uno de los más prolíficos, más técnicamente dotados e inteligentes" de los grabadores vivos, dice el coordinador de la exposición, Richard Lloyd. "Hace grabados desde 1954 y a lo largo de los sesenta años siguientes no ha dejado de trabajar y experimentar. Ha dedicado una enorme cantidad de energía y creatividad al grabado".

El clima en el arte japonés y Hollywood

La exposición muestra la suite completa A Rakes Progress; tres litografías tempranas extremadamente raras, incluyendo un autorretrato de sus años en el Colegio de Arte de Bradford; The Weather Series, inspirada en la estilizada forma de representar las condiciones climáticas en el arte japonés y A Hollywood Collection, que hizo tras su primer viaje a California. También hay retratos de amigos del autor, como la diseñadora Celia Birtwell, el restaurador Peter Langan y el crítico Henry Geldzahler .