Quinta Torre Arias
Una mujer pasea frente a la puerta de entrada de la Quinta Torre Arias, en la calle Alcalá (distrito madrileño de San Blas). JORGE PARÍS

La Quinta Torre Arias ya tiene pretendientes. Este vergel de 18 hectáreas en plena calle de Alcalá fue heredado por el Ayuntamiento de Madrid tras la muerte de su propietaria (la condesa de Torre Arias), hace ahora un año. La noble lo cedió a los madrileños con la condición de que, tras su fallecimiento, se abriera al público como parque urbano. Pero ahora ha aparecido un candidato inesperado a ocupar sus jardines: la Universidad de Navarra (institución educativa vinculada al Opus Dei) ha solicitado al Ayuntamiento la cesión de parte de las instalaciones de la finca, con la intención de ubicar una sede para impartir posgrados, según ha destacado la delegada de Urbanismo, Paz González, en el pleno municipal.

Llevamos aproximadamente un año de conversaciones"La Universidad de Navarra, a través de la Fundación Teresa de Guzmán [vinculada a la condesa fallecida], ha manifestado al Ayuntamiento su interés de poder implantar en las instalaciones de la quinta una de sus sedes", ha anunciado González, en respuesta a una pregunta realizada por la concejala responsable de Medio Ambiente en IU, Raquel López. La representante de la oposición quería conocer "qué razones existen para negociar con la Universidad de Navarra, del Opus Dei, la cesión de la histórica Quinta de Torre Arias, en San Blas". Durante su pregunta, López ha mostrado su temor de que la finca pública sea gestionada por manos privadas: "No vamos a permitir que se ceda a ninguna institución. Está muy bien regalar a los amigos, pero cuando es de uno mismo. Cuando es de todos los madrileños ya está feo", ha denunciado la concejala.

Desde la institución educativa confirman que existen conversaciones con el Ayuntamiento: "Estamos manteniendo negociaciones desde hace tiempo. Llevamos aproximadamente un año de conversaciones. Es un asunto de interés para ambas partes", apuntan fuentes oficiales de la universidad. "Buscamos un edificio para acoger los másteres que impartimos en Madrid e implantar nuevos posgrados", añaden. En un comunicado, la universidad detalla sus planes: "Se ha planteado el uso de unos edificios de la Quinta Torre Arias. Actualmente están abandonados y el parque, cerrado. La Universidad ha planteado la opción de encargarse de la rehabilitación de los edificios mencionados, a cambio de la cesión de uso".

Un pulmón verde con una casa solariega del XVI

Por su parte, la delegada González rechaza hablar de "negociación en el concepto mercantilista del término" y no valora las negociaciones de las que habla la propia universidad. Pero deja la puerta abierta a la cesión de parte de la finca a la institución navarra: "Uno de los usos posibles del edificio es el educativo". Los 184.486 metros cuadrados de la quinta están calificados como zona verde singular: en su interior hay jardines de alto valor ecológico (su superficie es un pulmón verde en plena capital, equivalente a una sexta parte del parque de El Retiro). La parcela también incluye una casa solariega de finales del siglo XVI, con caballerizas y casas de labranza. Estas son las instalaciones en las que se ha fijado la Universidad de Navarra para ubicar su sede.

Hace un año, el Ayuntamiento esperaba abrir los jardines al público en breveEl Plan General Urbanístico permite que estas construcciones históricas alberguen dotaciones culturales o educativas, según el Ayuntamiento. "Lo que acojan en su día estas edificaciones se decidirá en el seno del procedimiento administrativo que en su día lleve a cabo, el cual no podrá iniciarse hasta que no esté cerrado el plan especial" de la Quinta Torre Arias, añade González.  Hace un año, cuando la finca pasó a manos públicas, el Consistorio barajaba varias opciones para reutilizar los edificios: entre el abanico de posibilidades, estudiaban aprovecharlo como espacio cultural, sala de exposiciones o como sede administrativa, según explicaron fuentes de Urbanismo a este periódico.

En aquel momento, el Ayuntamiento esperaba "abrir los jardines al público en breve", aunque ya advertía de que la utilización de los edificios tendría que esperar un tiempo. Antes de ponerlos en servicio, es necesario acometer obras de rehabilitación. En un momento de estrecheces económicas, el área de Urbanismo no contemplaba la realización de costosos trabajos, lo que estaba retrasando la apertura prevista. Ahora, con el ofrecimiento de la universidad navarra para financiar esas obras, su puesta en uso se agilizaría. Eso sí, ambas partes se comprometen a que los jardines sean de libre acceso: "Garantizo que este ayuntamiento está interesado en que se abra al público la zona verde", asegura la delegada.

"Promover la búsqueda de la plenitud de la vida cristiana"

La oposición municipal de IU critica la posible cesión porque supondría "regalar" un espacio público a una institución privada. También destacan la vinculación de esta universidad a una entidad religiosa como el Opus Dei. La propia Universidad de Navarra se presenta como "una universidad de inspiración cristiana, promovida por San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei". Además, añaden: "Esta prelatura de la Iglesia Católica tiene como fin promover la búsqueda de la plenitud de la vida cristiana en el trabajo, la familia y las ocupaciones ordinarias. Desde su fundación, las enseñanzas de San Josemaría inspiran y abren horizontes a las actividades de la Universidad. El Gran Canciller de la Universidad de Navarra es el Prelado del Opus Dei". En cualquier caso, fuentes de la institución académica matizan: "Aunque la universidad sea parte del Opus, la gestión directa de los edificios sería de la universidad, no del Opus".

La delegada de Urbanismo ha querido quitar importancia a la vinculación religiosa de la universidad: "No se puede discriminar a nadie por su confesión. Madrid es una ciudad de acogida". Incluso, recuerda que el Ayuntamiento ya ha cedido otros espacios públicos para construir iglesias de otras confesiones. Por otro lado, el Consistorio planeó ceder parte de Las Vistillas al Arzobispado de Madrid para levantar el conocido como minivaticano; aunque finalmente el TSJM tumbó el proyecto. En el resto de la región, otro ejemplo reciente está en Las Rozas, cuyo pleno aprobó la cesión gratuita a la Iglesia de un terreno en La Marazuela para construir un complejo parroquial.

Consulta aquí más noticias de Madrid.