Dos muertes en menos de una semana tras sendas operaciones de cirugía estética en la Clínica Evangélica de Barcelona han llevado al Departamento de Salud de la Generalitat a cerrar "cautelarmente" sus quirófanos hasta que se esclarezcan las causas.

Los inspectores del departamento están estudiando "si los procedimientos quirúrgicos del hospital son los correctos" y si pudiera existir algún tipo de relación entre las muertes, ya que en principio las dos pacientes fueron intervenidas en quirófanos diferentes y por equipos médicos también distintos.

Así, mientras se elabora el informe oficial, la Generalitat ha ordenado el cese de toda la actividad quirúrgica del hospital "hasta nueva orden".

En cualquier caso, el director de Recursos Sanitarios de la Generalitat, Rafael Manzanera, ha asegurado que las primeras investigaciones sobre el Hospital Evangélico no revelan ninguna negligencia del centro, en un principio.

Dos muertes en cinco días

Una mujer de 44 años cayó ayer fulminada al salir del centro médico tras haberse sometido dos días antes a una operación de cirugía estética en dicha clínica. Murió prácticamente en el acto, aún por causas desconocidas.

La Clínica ha abierto una investigación interna

El lunes, otra mujer de 33 años y natural de Castellón, falleció en la misma clínica a consecuencia de un tromboembolismo masivo, después de una operación para levantarse los pechos y reducir la grasa abdominal.

El director médico del hospital, Samuel Fabra, declaró ayer a la agencia Efe que la autopsia descartó la negligencia médica y apuntó a un accidente "grave" como la causa de la muerte.

Investigación

La Clínica ha abierto una investigación interna sobre el caso y espera a los resultados de la autopsia para determinar las causas de este fallecimiento.

Por este motivo, emplaza a un comunicado oficial que se ha negado a mandar a todos los medios y que se hará público "sólo a través de la agencia Efe" al mediodía de hoy.