El Parlament ha aprobado este jueves una proposición de ley para pedir al Congreso que transfiera a la Generalitat la competencia para convocar un referéndum, una votación que puede acabar con la unidad del PSC, ya que tres de los diputados críticos han votado a favor desobedeciendo el 'no' acordado por el Consell Nacional del partido. Precisamente, el alcalde de Lleida, Àngel Ros, ha presentado formalmente su renuncia al escaño, como anunció el miércoles.

Veinte minutos antes de que empezara la sesión en la Cámara catalana, la diputada socialista Rocío Martínez Sampere ha anunciado que acataría la disciplina de voto pero que abandonaba la ejecutiva del partido por discrepancias. Posteriormente, Laia Bonet ha afirmado a través de Twitter que de ser diputada votaría a favor de la proposición de ley. A causa de estas discrepancias, Bonet ha anunciado que deja la directiva del PSC y renuncia a la posibilidad de entrar en el Parlament si alguno de los díscolos es expulsado.

Dos miembros de la ejecutiva del PSC dejan sus cargosEl debate sobre la proposición de ley para pedir a la Cámara Baja que estudie si traspasa la competencia a la Generalitat mediante el artículo 150.2 de la Constitución, una posibilidad que ya ha descartado el PP, con mayoría absoluta en el Congreso, empezó minutos después de las 11 y ha durado dos horas, con la votación, cuyo resultado ha sido de 87 votos a favor, 43 en contra y tres abstenciones.

Como estaba previsto, los 50 diputados de CiU, los 21 de ERC y los 13 de ICV han votado a favor la proposición de ley. También ha recibido el apoyo de los diputados del PSC críticos con la directiva Marina Geli, Joan Ignasi Elena y Núria Ventura, que han roto así la disciplina de voto del partido, que se ha opuesto a la propuesta junto al PP y C's. Por su parte, los tres parlamentarios de la CUP se han abstenido como ya habían anunciado.

A primer hora de la tarde, la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, ya había enviado al presidente del Congreso, Jesús Posada, la resolución tanto en catalán como en castellano, según ha informado la institución en un comunicado. También le ha remitido una carta en la que le informa que "en la próxima sesión plenaria" se elegirán a los diputados que defenderán la proposición de ley en Madrid.

La última oportunidad

"Con el referéndum, estamos defendiendo todas las opciones políticas porque en un referéndum están representadas todas las opciones políticas. ¿Quién tiene miedo? Los que pueden perderlo, es normal, pero no deben actuar como antidemócratas", ha alegado la intervención de la portavoz de ERC, Marta Rovira, en referencia a la negativa del Gobierno central.

ERC siempre estará en todos los pasos por muy simbólicos que seanLa republicana también ha lamentado que sólo su partido, CiU e ICV, en referencia tanto a los socialistas como a la CUP, que esta semana anunció que se abstendrá al considerar que no es necesario pedir permiso a Madrid para celebrar la consulta. "ERC siempre estará en todos los pasos por muy simbólicos que sean", ha asegurado Rovira, quien ha destacado la necesidad de intentar llegar a un acuerdo con el Gobierno.

Además, "la negativa y la amenaza no llevan a ningún sitio". En su opinión, la negativa del Ejecutivo de Mariano Rajoy dará "más legitimidad democrática" al proceso y justificará actuar de forma unilateral si es necesario. "Tenemos un mandato democrático que está por encima de su negativa política y sus falsos argumentos jurídicos", ha remachado.

Ni inmovilismo ni victimismo

El portavoz del PSC en el Parlament, Maurici Lucena, ha recriminado al PP y C's su "posición inmovilista", a CiU, ERC y la CUP su victimismo y su apuesta por "la separación, incluso quedando fuera de la UE", y a ICV-EUiA por no pronunciarse y seguir "entretenido con sus cavilaciones metafísicas". Su partido, en cambio, apuesta por una profunda reforma constitucional que el PSOE ha hecho suya.

Además de defender de nuevo la vía federal, Lucena ha asegurado que no habrá consulta el 9 de noviembre sino que "será más adelante" en forma de elecciones plebiscitarias, "algo muy teatral, que presentan como un trampolín para la independencia". También ha reprochado la postura de Rajoy aunque "los errores del PP" no justifican la estrategia de los partidos nacionalistas.

Un debate frustrante

Para la líder del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, el debate soberanista es "anticuado, oxidado y frustrante", ha dicho citando las palabras que pronunció en 2002 el ahora presidente de la Generalitat, Artur Mas. "Y suscribo todas y cada una de esta palabras", ha agregado la popular, para quien este jueves se inicia "el camino de la separación y la rotura".

Puede haber leyes sin democracia pero no democracia sin leyesEn su opinión, con la proposición de ley que se debate este jueves en el Parlament, los partidos no defienden el derecho a decidir, sino "la obligación a renunciar". Camacho ha recordado que más del 65% de los catalanes se sienten catalanes y españoles y que en el siglo XX llegaron a Cataluña más de tres millones de españoles. "Y quieren que miremos 300 años atrás", se ha quejado. El debate soberanista está "separando la sociedad" y un claro ejemplo es lo que está ocurriendo en el PSC.

En cualquier caso, considera que el referéndum es ilegal y "puede haber leyes sin democracia pero no democracia sin leyes", ha sentenciado la popular, quien ha recordado la "oferta de diálogo sincero y sin fecha de caducidad para cambiar lo que no funciona" que puso sobre la mesa Rajoy, quien "no aceptará chantajes, ni imposiciones y que no permitirá nunca la rotura de España". "No desaprovechen esta oportunidad", les ha aconsejado.

El líder de C's, Albert Rivera, también está convencido que el Congreso rechazará la petición del Parlament, por lo que ha pedido a Mas que deje su cargo porque no podrá cumplir "su único gran objetivo" de celebrar un referéndum de autodeterminación igual que el exlehendakari vasco Juan José Ibarretxe . Además, considera que el proceso soberanista debe terminar en la Cámara Baja.

Consulta legal y consensuada

La portavoz de ICV-EUiA en el Parlament, Dolors Camats, ha iniciado su intervención leyendo a propuesta de ley que se vota este jueves para recordar a los grupos que votarán en contra que están intendo consultar a los catalanes sobre su futuro político de forma legal y consensuada con el Estado. "Quién tiene el problema a aceptar esta vía u otras, quien pone en juego su credibilidad democrática, cuando PP y PSC y C's ya han expresado su 'no'", se ha preguntado.

La solución no puede sacralizar la Constitución sino que debe pasar por el diálogo y el votoEn respuesta a los alegatos de C's, PP y PSC, la ecosocialista ha asegurado que "lo que es mayoritario es el rechazo al marco legal y estatutario" actual y que es el resultado del recorte del Estatut.

"En democracia, la mayoría no puede estar sometida a un marco político que no acepta. La solución no puede sacralizar la Constitución sino que debe pasar por el diálogo y el voto", ha sentenciado Camats, quien ha recordado que pese a votar junto a CiU, ICV no comparte sus políticas y ya ha anunciado su "rechazo frontal" a los presupuestos de 2014, que se votarán la próxima semana.

Ni permiso ni perdón

La CUP considera que no debe pedir permiso para consultar a los catalanes sobre su futuro político. "No iremos a Madrid a pedir permiso para ser libres ni pediremos perdón. Nosotros no estamos haciendo una transición nacional, nosotros pedimos la rotura democrática con el Estado español", ha afirmado el diputado Quim Arrufat.

No hemos estado nunca dentro del catalanismo político sino del independentismo políticoEn su opinión, la Constitución es un "pacto para peces, un pacto de pecera", que algunos pensaban que podría ampliarse con los estatutos. "Nosotros no hicimos la Constitución ni los estatutos, militamos en contra por todo lo que se quedó en el tintero", ha señalado el diputado, quien ha recordado que, a diferencia de otros partidos, como CiU, la CUP "no ha estado nunca dentro del catalanismo político sino del independentismo político". "Somos y seremos independentistas de los Países Catalanes", ha reivindicado.

Por todo ello, consideran que la proposición de ley es el "último gran viaje de los elefantes", algo que deben hacer aquellos que "tantas veces han negociado platos de lentejas". Esperan que a su regreso, puedan "dejar atrás la cultura de la transición" y empezar a trabajar "de verdad" para materializar el derecho a decidir.

CiU afea al PSC su postura

El último en intervenir ha sido el presidente del grupo de CiU en el Parlament, Jordi Turull, quien ha asegurado que la dirección del PSC encabezada por su primer secretario, Pere Navarro, "entierra" la larga tradición de que, en la cámara catalana, haya unidad de los partidos catalanistas en todo lo relacionado con el autogobierno.

Estamos en el siglo XXI y a nadie debe asustarle la democraciaSegún Turull, el PSC tenía una "tradición y un bagaje" a favor del autogobierno catalán que ahora han roto, y tras lamentar una actitud que ha calificado de cambio de criterio, ha recordado a los socialistas catalanes que están incumpliendo con el programa que presentaron en las últimas elecciones catalanas, donde defendían una consulta legal y acordada con el Estado.

"Estamos en el siglo XXI y a nadie debe asustarle la democracia", ha asegurado Turull, que ha dicho que tanto CiU como el presidente de la Generalita tienen muy claro cuál es el camino a seguir, y ha lamentado los obstáculos que desde el PP, C's y el Gobierno central ponen a que los catalanes puedan ejercer el 'derecho a decidir'.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.