El presidente del BBVA, Francisco González, percibió el año pasado 9,78 millones de euros, una cifra que más que duplica la del año anterior debido a la bonificación extraordinaria de 5,29 millones (1,7 millones de euros por año) percibida por la consecución del plan estratégico 2003-2005.

Así consta en el Informe Anual de Gobierno Corporativo de 2006 registrado ayer en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el que se refleja que González cobró 4,48 millones en concepto de retribución anual, lo que supone un incremento del 9,37 por ciento respecto a los 4,1 millones de 2005.

El consejero delegado de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, percibió en total 8,03 millones de euros, de los que 3,59 millones correspondieron a su remuneración anual (un 8,8 por ciento más) y 4,44 millones, al bonus extraordinario.

El secretario general del banco, José Maldonado, ganó por su parte 2,63 millones, de los que la mitad correspondieron al plan trienal de incentivos.

Jugosas jubilaciones

Al cierre del año el valor acumulado de los planes de pensiones de los consejeros ejecutivos era de 104,5 millones de euros.

De ellos 53,1 millones corresponden al presidente, 44,1 al consejero delegado y 7,2 a Maldonado.