El secretario de Organización del PSOE, Óscar López, ha destacado, en atención a la reforma de la Ley del aborto, que cuando el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, se posiciona en contra de la reforma de la Ley del Aborto, "no habla solo como dirigente del PP sino también como presidente de una comunidad autónoma" y, por ello, considera que "al fijar su posición está obligado por sus actos".

Por ello, el político socialista ha indicado que "lo que no vale es estar cuestionando políticas desde el gobierno de una comunidad autónoma y después no recurrirlas" como, según ha indicado, ha ocurrido con la reforma de la administración local.

El dirigente socialista se ha mostrado confiado en "haya algún voto del PP que pueda desmarcarse" en la iniciativa parlamentaria que pretende impulsar el PSOE mediante una proposición no de ley para tratar de frenar la reforma de la actual legislación sobre el aborto, para la que pedirán que el voto sea secreto.

López ha criticado además como "incoherente" que el Gobierno planteara una denuncia ante el Tribunal Constitucional cuando se aprobó la Ley del Aborto —y el PP estaba en al oposición— y que pretenda sacar una nueva ley antes de que el organismo emita una sentencia.

Asimismo, ha indicado sentirse "abochornado" de que se produzca un debate en torno a una reforma que ha calificado como "absolutamente innecesaria" y ha lamentado que, a su juicio, "los titulares en otros países hace tres o cuatro años hablaban de que España avanzaba en derechos" y que "hoy el ejemplo que se da es el de retroceso".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.