Rouco Varela defiende el "matrimonio indisoluble" en la fiesta de la familia en Madrid

  • "Ni siquiera el don de la vida se entiende como definitivo e inviolable y, por lo tanto, tampoco, el don del amor", dijo Rouco a los asistentes.
  • El cardenal arzobispo de Madrid habló de aborto en plena polémica sobre la reforma de la ley que impulsa el ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón.
  • La cifra de asistentes bajó: se esperaba reunir a un millón de personas y, según las estimaciones más optimistas, solo fueron "decenas de miles de personas".
El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, oficia la Eucaristía, que constituye el acto central de la Fiesta de la Familia.
El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, oficia la Eucaristía, que constituye el acto central de la Fiesta de la Familia.
EFE

Decenas de miles de familias de España y otros países llenaban la Plaza de Colón de Madrid desde antes de las 10 horas de este domingo para participar en la fiesta de la Sagrada Familia que se ha celebrado con la tradicional Misa de las Familias, bajo el lema 'La familia un lugar privilegiado', y para defender la familia cristiana.

Entre las familias, se encontraban con las suyas propias algunos políticos españoles, según han indicado fuentes de la organización que no han revelado sus nombres debido a que estos han decidido participar mezclados entre los fieles en lugar de ocupar los asientos reservados para autoridades. Entre los que sí se han dejado ver, se encontraba el diputado Eugenio Nasarre.

La Misa ha sido concelebrada por una treintena de obispos. Entre los españoles, se encontraban, además del cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela —que ha presidido la celebración—, el cardenal Antonio Cañizares; el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plà; el obispo auxiliar de Madrid Juan Antonio Martínez Camino; el arzobispo castrense, Juan del Río; el arzobispo de Valencia, Carlos Osoro; el cardenal Carlos Amigo; y el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo.

Antonio María Rouco Varela ha defendido la familia constituida dentro del "matrimonio indisoluble" como la "célula básica" de la sociedad frente a la "agobiante atmósfera intelectual y mediática" en la que prima una concepción de la vida caracterizada por la transitoriedad.

Rouco, quien ha presidido en la Plaza de Colón de Madrid la Fiesta de la Sagrada Familia, ha considerado que en esta "hora crucial de la humanidad" y en medio de la "dura y persistente crisis", la familia cristiana está demostrando "su insuperable e insustituible valor para la solidaridad y la paz social".

Incluso ante las "extraordinarias contrariedades económicas, sociales y culturales" actuales, ha apuntado.

En su homilía, y tras escuchar en una conexión en directo el saludo del Papa Francisco desde Roma, el cardenal ha advertido del "clima de opinión pública" en el que prima una concepción de la vida personal caracterizada por "la transitoriedad", de manera que "ni siquiera el don de la vida se entiende como definitivo e inviolable y, por lo tanto, tampoco, el don del amor".

Fue la referencia que hizo Varela sobre el aborto, en plena polémica sobre la reforma de la ley que impulsa el ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón y que sustituirá la norma de plazos por otra en la que solo se puede interrumpir el embarazo en algunos supuestos.

Frente a ello y ante la posibilidad de que vuelva la "cultura de la tristeza", ha apostado por la familia "cristianamente constituida" como "la fuente de la primera y fundamental alegría", la de "la vida nueva que nace natural y sobrenaturalmente" y la de la alegría capaz de sobreponerse a cualquier clase de sacrificios, "convirtiéndolos en oblación de amor".

"No estáis solos, como tampoco lo estaban María y José cuando se desencadena por Herodes la persecución del Niño Jesús y la matanza de los inocentes".

Menos asistentes

Pese a la "agobiante atmósfera intelectual y mediática", tan "contaminada por una visión radicalmente secularizada del mundo y del hombre", Rouco Varela ha dejado claro que la familia es "invencible" y "capaz de sobreponerse y superar cualquier desafío del maligno y cualquier debilidad nacida del pecado".

A su entender, no hay otro lugar como la familia donde encontrar consuelo, alivio y ayuda para los parados, los enfermos crónicos y terminales, "a los jóvenes que han embarrancado sus vidas en el alcohol, en la droga y en el sexo salvaje".

Rouco dio su homilía ante las multitudes, aunque no ante una cifra que se esperaba: se apostaba por reunir un millón de personas en Colón, pero, según las estimaciones oficiosas más optimistas, solo se reunieron "decenas de miles de personas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento