Sheldon Adelson
Sheldon Adelson, en una foto de archivo. GTRES

La llegada de Eurovegas a Alcorcón fue anunciada como el gran maná que sacaría a la Comunidad de Madrid de la crisis, pero se ha marchado entre bambalinas sin ni siquiera haber levantado la primera piedra. Una especie de remake siniestro de Bienvenido Mr. Marshall, cuya escena final recuerda bastante a lo vivido estos últimos meses en la región, cuando algunos empezaron a asegurar que el proyecto se había caído. 

Al final, y pese a su importancia, la "seguridad jurídica" por la que tanto clamaba Ignacio González se ha convertido por arte de magia en unas condiciones "inasumibles" que han impedido la realización del proyecto. No era tanto un asunto sobre la reforma de la ley Antitabaco o sobre la eliminación del juego online en España (que también), sino sobre el blindaje financiero que exigía Las Vegas Sands (LVS), que no solo pasaban por la concesión de ventajas fiscales. También se pedía una indemnización a cargo de la Administración pública en el caso de que la empresa no diera beneficios como consecuencia de algún cambio normativo en materia laboral o económica. Pero no fue el único gran obstáculo por el que tuvo que pasar Eurovegas.

  • El principal problema, el dinero. Las Vegas Sands, inmersa en un proceso de renegociación de su deuda, nunca llegó a contar con dinero. Adelson solo estaba dispuesto a pagar una parte del proyecto. El resto (el 65%) quería conseguirlo por medio de préstamos de grandes bancos y fondos de inversión, los cuales nunca se mostraron partícipes. Deutsche Bank fue la primera entidad financiera que señaló públicamente sus dudas. También el banco de inversión JPMorgan consideró que el complejo "podía ser archivado", y añadió: "Es difícil que se logren más concesiones de Madrid, por lo que LVS tendrá que cambiar sus previsiones", según un informe que adelantó Cinco Días. Más tarde, la agencia de calificación Fitch remarcó la debilidad económica de Europa como un motivo a tener muy en cuenta para la no materialización del proyecto.

  • Japón, el tercero en discordia. La posibilidad de que el país asiático legalizara la industria de los casinos había convertido la opción de Tokio en un caramelo mucho más apetecible que el de Madrid. Si al final se lleva a cabo la medida, Japón se convertirá en el tercer mercado mundial del juego, solo por detrás de EE UU y Macao (China).

  • Medidas administrativas. Este escollo se superó gracias a la creación de los Centros Integrados de Desarrollo, una figura urbanística hecha a la medida de Eurovegas. A estos centros se les cobraría solo un 10% de los beneficios obtenidos con el juego (frente al 45% que pagaban hasta ahora los casinos en Madrid). Además, tendrían una bonificación del 9% en las inversiones efectuadas por la compra de material y del 95% en los impuestos de transmisiones patrimoniales y de actos jurídicos documentados.

  • Régimen fiscal más favorable. Los impuestos para casinos se redujeron y, además, se añadieron diversas bonificaciones en el Impuesto de Bienes Inmuebles y en el de Actividades Económicas. Además, según la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas, se aplicaría una bonificación anual del 9% en las inversiones para la compra de material en Eurovegas. El Ayuntamiento de Alcorcón también había iniciado los trámites para una reducción del IBI. Los únicos impuestos que quedaban pendientes de reformar eran los que dependían del Ejecutivo central.

  • Monopolio durante una década. La Ley del Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, aprobada en junio, apuntó a que el plazo durante el cual no se autorizaría la implantación en Madrid de nuevos casinos se mantendría hasta diez años después de la finalización de un Centro Integrado de Desarrollo. Esta ley también eliminaba los trabajos de arqueología preventivos a ejecutar antes del inicio de las obras. Otra exigencia de Adelson que acabó cumpliéndose.

  • La ley Antitabaco. Ha sido la gran cortina de humo (nunca mejor dicho). Influía, pero no tanto como se decía. El Gobierno de Rajoy realmente estaba dispuesto a cambiar la normativa para que se pudiera fumar en los casinos.

  • Los terrenos, en el aire. El primer problema que surgió cuando Las Vegas Sands dio el "sí" a Alcorcón fueron los terrenos, cuya urbanización quedó en el aire por un recurso presentado ante el Tribunal Supremo.

  • Oposición ciudadana y política. Ningún partido político, a excepción del PP, apoyaba el proyecto. Además, estaba la plataforma 'Eurovegas No', un colectivo formado por ecologistas y asociaciones de vecinos que se oponían a la construcción del resort.

  • Entrada de menores. El Gobierno central también se mostró favorable a la entrada de menores de 18 años a los casinos, tal y como pedía Adelson, aunque no podrían jugar en ellos.

  • Infraestructuras. Metro, carreteras, AVE... se habló incluso del aeropuerto de El Álamo. Todo para que Eurovegas estuviera bien comunicada. La realidad es que tanto el Gobierno regional como el central contaban con muy poco dinero para ejecutar las obras.

  • La entrada en juego de Cataluña. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, llegó a recibir a Sheldon Adelson para convencerle de la idoneidad de Barcelona para la ubicación de Eurovegas. Tras meses de lucha entre Madrid y la Ciudad Condal, Las Vegas Sands optó por la primera y anunció que las obras comenzarían a finales de 2013 con el fin de inaugurar la primera fase en 2017.  El 25 de julio de 2013 LVS entregó a la Comunidad de Madrid un estudio de viabilidad de su proyecto, pero aclarando que aún no era firme.

  • Libertad de horarios. Adelson quería que sus locales estuvieran abiertos las 24 horas del día. En 2012 el Gobierno regional aprobó la libertad total de los horarios comerciales en la comunidad. 

  • Reforma laboral. Las Vegas Sands pedía cambios en el Estatuto de los Trabajadores para relajar los derechos laborales de sus empleados, poder contratar más barato, tener menos presencia de los sindicatos en su empresa y poder traer trabajadores extranjeros. No se llegó a realizar ninguna modificación en este sentido, aunque la reforma laboral benefició, en cierta medida, los intereses de Adelson.
Encuesta

¿Qué te parece la ruptura de negociaciones sobre Eurovegas?

Bien, no era un proyecto acorde al progreso económico de Madrid.
42,37 % (2962 votos)
Mal, pese a las dudas morales que despertaba, iba a ayudar a crear empleo.
11,63 % (813 votos)
Lo importante no era la idoneidad del proyecto, sino que acatara las mismas leyes que los demás.
46 % (3216 votos)

Consulta aquí más noticias de Madrid.