Mar Mediterráneo
Costa de Córcega, una de las islas más grandes del mar Mediterráneo. GTRES

Cada año, verano tras verano, sus costas se llenan de turistas deseosos de tomar el sol y bañarse en sus cálidas aguas, pero el Mar Mediterráneo es mucho más que un valor turístico para países como España, Grecia o Italia. "Nuestro mar" es un hervidero de vida, aglutinador de cultura y cuna de la civilización occidental.

Conscientes de esta realidad, la Obra Social "la Caixa", ofrece una visión de este mar desde sus orígenes, descubriendo sus particularidades biológicas y geológicas, y mostrando algunos de los actuales programas de investigación científica, como pueden ser el Sistema de Observación y Predicción Costera situado en las Islas Baleares, el primer laboratorio submarino y un pequeño robot que recogemuestras del fondo marino, entre otros.

El Mediterráneo, de la A a la Z

Aguas: Considerando dos de las características más notables de las aguas de un mar, la temperatura y la salinidad, el Mediterráneo se define como un mar de aguas equilibradas, con una temperatura regular de 20 ºC.

Biodiversidad: El Mediterráneo es uno de los mares con mayor biodiversidad del planeta. Posee 17.000 especies descritas y contiene zonas de elevada importancia ecológica. Hoy, sin embargo, esta biodiversidad se ve seriamente amenazada, ya que tan solo el 0,01 % de sus aguas está completamente protegido.

Cultura mediterránea: La forma de vida en el litoral mediterráneo está caracterizada por una serie de aspectos que parecen comunes a todos sus pobladores. A través de los siglos, el mar ha actuado como elemento cohesionador de la gran variedad de climas, paisajes y culturas que definen el área mediterránea, con lo que, de algún modo, aquellas personas que viven en sus costas han acabado compartiendo muchos aspectos sociales y humanos, del deporte al arte y la riqueza lingüística.

Desierto: Hace unos seis millones de años, un movimiento en las placas tectónicas separó el Mar Mediterráneo del Océano Atlántico y lo convirtió en un auténtico desierto. Este periodo de la historia geológica del mar, caracterizado por una acumulación masiva de sal en su fondo, se conoce como crisis salina del Messiniense.

Especies invasoras: El Mediterráneo es la región con mayor número de especies invasoras del planeta, habiéndose descrito en la actualidad unas 637, lo que supone el 4% de todas las que habitan en esta zona. Además, la temperatura de sus aguas facilita la aparición de numerosas plagas que afectan directamente a su
explosión de vida.

Fuentes: Cuando el mar era un desierto, otro fenómeno geológico abrió un nuevo canal a través del estrecho de Gibraltar. De este modo, el Mediterráneo se llenó de nuevo, a lo largo de un periodo máximo de dos años, en la que está considerada como la mayor inundación de la historia, gracias a las aguas revertidas por el océano Atlántico. Las precipitaciones, el agua dulce del mar Negro y el caudal de los ríos son otras de sus fuentes.

Gastronomía: Dentro de la cultura mediterránea, destaca especialmente el papel de la gastronomía. La conocida dieta mediterránea, que en 2010 fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, se basa en un alto consumo de productos vegetales, pan y otros cereales. La uva, el vinagre y el vino también tienen un lugar destacado en la dieta, y más aún la aceituna y el aceite de oliva. De hecho, el olivo es el gran símbolo de la cultura de esta region.

Historia: La zona del Mediterráneo fue la cuna del Neolítico en Europa, pero además vio nacer y crecer algunas de las primeras grandes civilizaciones. Allí levantaron sus asentamientos los sumerios, los fenicios, los persas, los egipcios, los griegos y los romanos. En el año 750, el poder en la región mediterránea se desplazó al este, con el Islam como centro.

Islas:Las aguas de este mar rodean multitud de islas, pero pocas grandes. Las mayores son Sicilia y Cerdeña, ambas con más de 20,000 kilómetros cuadrados. Les siguen otras medianas como Chipre, Córcega, Creta, Rodas, Lesbos y Mallorca.

Joan Manuel Serrat: En España, es muy conocida —casi un himno— la canción Mediterráneo, del cantautor catalán Joan Manuel Serrat. La compuso a finales de los 70. En sus primeros borradores, Serrat se refería al tema como Amo el mar e Hijo del Mediterráneo. No fue el único que le dedicó un tema a este cálido mar, Los Rebeldes consiguieron que su propio Mediterráneo se convirtiera en canción del verano de 1988.

Kilómetros: Tiene una superficie de 2,5 millones de kilómetros cuadrados (5'4 veces España) y un volumen de 3,7 millones de kilómetros cúbicos. La longitud de su costa es de 46.000 kilómetros.

Límites: El Mediterráneo baña las costas de 21 países. En Europa: España, Francia, Mónaco, Italia, Eslovenia, Bosnia Herzegovina, Montenegro, Croacia, Albania, Grecia, Malta y Chipre; en Asia: Turquía, Siria, Líbano e Israel; y en África: Egipto, Libia, Argelia, Túnez y Marruecos.

Mare Nostrum: Los romanos, durante su época imperial, denominaron le dieron al Mediterráneo el nombre de Mare Nostrum, que significa "mar nuestro". Como principal vía de transporte y comercio, el mar era visto como un gran "lago romano" rodeado por territorios del Imperio.

Neptune: Inspirado en el nombre del dios romano del mar, Neptuno, este proyecto hispano-luso tiene por objeto recoger y analizar información precisa sobre la meteorología y el comportamiento del viento, las corrientes y las olas. Se trata de uno de los primeros pasos de un plan para instalar un parque eólico en el mar Mediterráneo.

Oleaje: Como su propio nombre indica, el Mediterráneo ("mar en medio de tierras") es un mar interior y, por tanto, de aguas cálidas y generalmente tranquilas, de poco oleaje. Cuando se producen olas suele ser debido a fuertes borrascas procedentes del Atlántico. Las mejores fechas para hacer surf en el Mediterráneo son en invierno, entre diciembre y febrero, cuando hay más probabilidades de grandes olas.

Peces: Plinio el Viejo (sabio romano que vivió del año 23 al 79 de nuestra era) explica que la flota de Alejandro Magno, en su viaje a Asia, tuvo que colocar sus barcos en formación de batalla, ya que los atunes del Mediterráneo eran tan numerosos que un barco aislado no podía abrirse camino entre ellos. El atún del Mediterráneo, tan característico y abundante en otras épocas, está siendo sometido en la actualidad a la sobrepesca debido a su valor en varios mercados mundiales.

Qué mares lo forman: El Mediterráneo suele subdividirse en otros mares menores, el Mar de Alborán, el Adriático, el de Creta, el Egeo, el Jónico, el Mar de Liguria y el Tirreno

Ríos:  Los ríos más importantes que desembocan en el Mediterráneo son el Adigio, el Ebro, el Júcar, el Maritsa, el Menderes, el Muluya, el Nilo, el Orontes, el Po, el Ródano, el Segura y el Tíber.

Sobreexplotación: A día de hoy, la biodiversidad y la riqueza del Mediterráneo están amenazadas por la sobreexplotación, la presión que supone el aumento de población, la pérdida de hábitats y la contaminación. La explotación descontrolada de todo tipo de recursos que el Mediterráneo ha sufrido en los último decenios, unida a la alarmante falta de espacios eficazmente protegidos, ha hecho disminuir su opulencia original de forma drástica en muy poco tiempo.

Tamaño: No fue hasta la Edad Media, gracias a los matemáticos musulmanes y sus tablas astronómicas, cuando se dio el paso definitivo para conocer el auténtico tamaño del Mediterráneo. Ellos corrigieron muchas de las medidas antiguas equivocadas y permitieron que las siguientes representaciones cartográficas fueran mucho más cercanas a la realidad.

Urbes: La rica historia y cultura de la cuenca Mediterránea ha visto florecer numerosas ciudades que a día de hoy se encuentran entre las más importantes del mundo como Barcelona, Marsella, Túnez, Roma y Atenas.

Viajes: El excelente clima de las costas Mediterráneas convierten a países como España, Italia y Grecia en destinos turísticos de gran atractivo, regiones que reciben cada año millones de turistas que buscan sol, playa y buena comida. También son muy populares los cruceros por el Mediterráneo.

Web: Toda la información sobre la exposición Mediterráneo. Nuestro mar, como nunca lo has visto puede consultarse en www.obrasocial.lacaixa.es.

Exploración: Las primeras civilizaciones que se establecieron en la zona del Mediterráneo fueron famosas por sus viajes de exploración y colonización. Son especialmente destacables las exploraciones fenicias, tanto en África como en Europa tras establecer su capital en Cartago.

Yáñez: El doctor en Físicas Manuel Vargas Yáñez, del Instituto Español de Oceanografía, forma parte de un grupo de investigación que se dedica a la monitorización medioambiental de las aguas que bañan el litoral mediterráneo español. Su objetivo principal es el de conocer el estado de salud y el funcionamiento del mar así como su evolución actual, prestando especial atención a las alteraciones inducidas por el cambio climático.

Zonas: La región mediterránea puede dividirse en dos grandes zonas, el Mediterráneo oriental y el occidental, dos conceptos geográficos con implicaciones históricas y geopolíticas. La división la marcan los estrechos que separan el sur de Europa a la altura de la Península Itálica, las islas de Sicilia y Malta y el norte de África a la altura de Túnez.