El incendio de Balaguer (Lleida) en el que ha muerto quemada una niña de tres años se ha originado por una chispa de una estufa de leña que calentaba la habitación en la que dormía toda la familia, al alcanzar varios colchones.

Según han informado a Europa Press los Mossos d'Esquadra, ésta es la principal hipótesis que baraja la Unidad de incendios estructurales, que se ha desplazado hasta el número 60 de la calle Cuartel como policía judicial para investigar el caso.

El incendio, que se declaró este domingo a las 23.15 horas, afectó la habitación en la que estaban durmiendo los padres con sus hijos pequeños, que fueron desalojados por el padre al percatarse del suceso.

Sin embargo, tras varios viajes para evacuar a los niños, el hombre se encontró con que las llamas habían crecido tanto que no pudo acceder a desalojar a la hija de tres años, según la policía catalana.

Según han informado los Bombers de la Generalitat en un comunicado, recibieron un aviso a las 23.15 horas del domingo de un incendio en el inmueble, y lograron extinguir el fuego a medianoche, aunque toda la vivienda estaba llena de humo.

Una vez extinguido el incendio, los bomberos localizaron el cuerpo sin vida de la pequeña en las escaleras de subida al segundo piso —la casa consta de planta baja y dos pisos—.

El fuego se inició en la primera planta de la casa, donde dormía toda la familia alrededor de la estufa debido a las bajas temperaturas, y provocó el hundimiento parcial del techo del segundo piso, por lo que el edificio quedará previsiblemente inhabitable.

El edificio se encuentra en el centro de Balaguer y se trata de un inmueble que ya estaba en malas condiciones y deteriorado.

Participaron en el incidente seis dotaciones de los Bomberos, dos unidades del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) y diversas patrullas de los Mossos y de la Policía Local.

Consulta aquí más noticias de Lleida.