Los fondos extranjeros interesados en hacerse con Novagalicia Banco (NCG) buscan incluir en el precio final de la subasta el colchón de capital de unos 800 millones de euros que el Banco de España les exige por no ser entidades financieras como muestra de compromiso en España, según han informado a Europa Press fuentes financieras.

Este requisito, del 3% de capital de activos problemáticos de la entidad fruto de las antiguas cajas gallegas, se dispone con el fin de garantizar la estabilidad del sector financiero.

La idea de poder contabilizar el extra de capital en la oferta final sería una de las posibilidades contempladas por los fondos como "compensación" tras los cambios sobre los activos fiscales diferidos y que han hecho más atractiva la subasta para la banca española de cara a reforzar su capital.

Los fondos consideran que ahora no pujarían en "igualdad de condiciones" y persiguen que la subasta parta de una "misma base" a fin de garantizar un proceso "justo". "Se necesita información de cómo afecta a los no bancos la nueva normativa sobre activos fiscales diferidos", enfatizan las fuentes.

Tras el cambio sobre los activos fiscales, para que computarán como capital de primera calidad, la subasta de NCG se ha convertido en un instrumento para preparar los balances ante los inminentes test de estrés del BCE. La posibilidad de activar los créditos fiscales de la entidad gallega podría lanzar a BBVA, Santander y La Caixa a presentar ofertas agresivas, según las fuentes consultadas.

Por ello, los fondos foráneos interesados en hacerse con el banco de las antiguas cajas gallegas, entre los que se encuentran Guggenheim y WL Rose, tratan de despejar la "incertidumbre" que consideran que existe tras el 'guiño' a los bancos.

El presidente del FROB, Fernando Restoy, ha defendido las bases sentadas en el proceso de subasta para que los fondos extranjeros pudieran participar en la puja y así garantizar una subasta "competitiva". En este sentido, ha garantizado la "transparencia" y ha puesto en valor la flexibilización de las condiciones para concurrir al proceso.

Los fondos foráneos, por su parte, reivindican sus ofertas por NCG al considerar que exigirán menos ayudas, a través de los Esquemas de Protección de Activos (EPA's), y que mantendrán el empleo por no existir solapamiento como en el caso de las entidades. El plazo de presentación de las ofertas vinculantes por NCG expira el próximo 16 de diciembre.

Restoy ha reafirmado que se espera adjudicar la entidad a finales de este año y ha asegurado que su venta no afectará a la competencia del sector si finalmente se hace con la entidad un banco español. "Lo fundamental es el precio para optimizar los recursos públicos y que se integre en un proyecto viable", subrayaba la pasada semana.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.