Una semana después de que los médicos de los hospitales anunciaran que irán a la huelga, los responsables de la atención primaria han convocado también dos paros en los centros de salud aragoneses, para los días 20 y 27 de este mismo mes. El objetivo es exigir al Salud que amplíe la plantilla en unos 500 profesionales (entre nuevas plazas y otras que ahora son eventuales) y pedir mejores condiciones laborales.

Los paros se dividirán en dos: el medio rural, que lo hará el día 20 de febrero, y el urbano, que lo llevará a cabo el día 27. Los responsables de los médicos de atención primaria valoran también la posibilidad de ampliar la huelga al 8 de marzo (coincidiría con la de los hospitales) y hacerla indefinida en abril si no obtienen respuesta del Gobierno aragonés.

En Aragón están llamados a la huelga algo más de mil médicos. Durante los
días de los paros, los centros de salud funcionarán con servicios mínimos, principalmente para tratar las urgencias. En la práctica, muchos pacientes, sobre todo los que no tienen dolencias de emergencia, se quedarán sin cita.

Los sindicatos convocantes, Cesmaragón y Fasamet, pretenden que se mejoren las condiciones laborales de los médicos, ya que muchos de ellos se van a trabajar fuera de la comunidad aragonesa en busca de mejores jornadas y salarios.

Sólo en el medio rural hay en estos momentos 302 médicos de refuerzo que trabajan de forma eventual, sin contratos fijos. Los sindicatos consideran que en Aragón hay ahora mismo entre 50 y 100 plazas vacantes que tendrían que cubrirse de inmediato.

En algunos casos, los médicos llegan a trabajar hasta 32 horas seguidas, entre guardias y jornadas habituales, según denuncian los propios facultativos.

Los residentes se movilizan

Los médicos residentes que trabajan en los hospitales también anuncian que están planteando movilizarse para pedir mejoras laborales. La mayoría de ellos se queja de la escasa formación que reciben en los hospitales (se la tienen que buscar por su cuenta) y de que cuando terminan su periodo de residencia, en muchos casos se tienen que ir fuera de la comunidad aragonesa para encontrar un trabajo.