Los únicos que se oponen a la eliminación de este tramo son los vecinos de la asociación del Agra do Orzán, ya que creen que la sustitución del viaducto por un túnel subterráneo agravaría los problemas de circulación en esta zona, una de las más transitadas de la ciudad junto a la ronda de Outeiro.