La remodelación de la Línea 1 de metro que eliminará definitivamente la curva en la que 43 personas perdieron la vida el pasado 3 de julio, comienza a ser una realidad.

La Generalitat licitó ayer el anteproyecto para la prolongación de la Línea 1, cuyas obras comenzarán a principios de 2008.

Este anteproyecto presenta una novedad con respecto a la prolongación anunciada en agosto: se trata de un nuevo ramal que saldrá desde Ángel Guimerá en dirección a la parada de plaza de España por dos nuevos túneles (uno en cada sentido) que discurrirán paralelos a las actuales vías, a lo largo de la Gran Vía Ramón y Cajal.

De esta forma, quedarán dos finales de ruta para los que vayan desde Bétera a Valencia. Uno será la actual parada de plaza de España y el otro se prolongará por este nuevo túnel que tendrá 3,5 kilómetros hasta la estación del nuevo Hospital La Fe.

El nuevo tramo tendrá 4 estaciones: la primera (Bailén Línea 1) estará en la calle Vives Liem e irá conectada a la actual estación de Bailén (Línea 5) y a la estación del Norte. Las siguientes estarán en la plaza Sanchis Guarner (junto a Peris y Valero), en Ausias March (entre la avenida de la Plata y Hermanos Maristas) y la citada de la nueva Fe.

Con esta actuación, la parte sur de la Línea 1 (que va de Jesús a Villanueva de Castellón) será atendida por las líneas 3 y 5 de Palmaret a Torrent. La que llegará a Villanueva de Castellón y se llamará Metro Ribera (antigua Línea 1).Las obras estarán terminadas a principios de 2009.

Los nuevos trenes, a mitad de febrero

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) tiene previsto que a mediados de este mes llegue la primera nueva unidad de las 14 que se incorporarán a la Línea 1 a lo largo del año. Esta primera unidad llegará con dos meses de retraso, según fuentes de FGV, «porque las pruebas de funcionamiento se han hecho finalmente en la fábrica de Vossloh, en Albuixech».