'Farrah Fawcett'
Acrílico de Farrah Fawcett realizado por Warhol en 1980 Andy Warhol - © The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts

Ryan O'Neal no se olvida de la que fue su pareja durante décadas, la difunta Farrah Fawcett, un sentimiento que ha llevado al actor a enfrentarse este martes a los tribunales.

El motivo de la controversia es un retrato firmado por el artista pop Andy Warhol en los ochenta del que  O'Neal no se quiere desprender, y que la Universidad de Texas en Austin le reclama desde hace meses.

O'Neal, de 72 años, vivió durante décadas una intensa relación sentimental con Fawcett, con la que tuvo un hijo (Redmond, 1985) y con la que jamás se casó aunque sí convivió.

Fawcett, famosa protagonista de la serie 'Charlie's Angels' e icono estético, falleció de cáncer en 2009 y dejó en herencia su colección de arte a la universidad tejana, pero su retrato obra de Warhol terminó en manos de O'Neal.

Les pertenecía a ambos

El propio actor reconoció en el juicio que él mismo se lo llevó de la casa de la actriz después de su defunción porque entiende que es un lienzo que les pertenecía a ambos ya que, según su testimonio, Warhol les propuso hacerlo cuando estaban juntos.

La pintura es mía"La pintura es mía", indicó el actor de 'Love Story' que decidió colgar el retrato sobre su cama en su casa de Malibú, el mismo lugar en el que estuvo entre 1980 y 1998, año en el que Fawcett descubrió que O'Neal le estaba siendo infiel.

Años más tarde se reconciliaron, según el actor, que explicó que su intención es que el Warhol de Farrah Fawcett forme parte de la herencia de Redmond.

Los abogados de la Universidad de Texas en Austin, que demandó a O'Neal en 2011, mantienen que la pieza es parte de la colección que les entregó la actriz y que Warhol le propuso el posado a Fawcett directamente, sin que O'Neal tuviera nada que ver.