Accidente en Glasgow
Un agente de policía deja flores cerca del lugar donde se estrelló el hélicoptero en un pub de Glasgow. Andrew Milligan / EFE

El español Manuel Cueto, que ayudó a rescatar a dos de los heridos en el siniestro del pasado viernes en un pub de Glasgow en el que fallecieron ocho personas por la caída de un helicóptero, ha declarado este domingo que intenta "hacer deporte y mantener la mente ocupada" para evitar pensar en la tragedia.

Cueto, ovetense de 24 años y licenciado en Odontología, era una de las 120 personas que el pasado viernes se encontraba en el pub The Clutha de Glasgow en el momento en el que un Eurocopter EC135 de la Policía de Escocia se precipitó sobre el techo del local de una planta, causando ocho muertos y más de una treintena de heridos.

El asturiano, que desde hace tres meses trabaja en una clínica dental de Glasgow, había acudido por primera vez al pub The Clutha para escuchar música en directo junto a un grupo de amigos de varias nacionalidades, además de una chica ovetense.

"Fue horrible; ver lo que allí había ocurrido en cuestión de minutos era una imagen que no se podía soportar", ha dicho Cueto en conversación telefónica, visiblemente afectado y "apenado" por los fallecidos y heridos.

Ha explicado que, después de salir un rato afuera porque dentro del local hacía mucho calor, regresó al interior del pub y se colocó en la zona de la barra, que junto a los servicios, ha sido el lugar afectado por el desprendimiento del techo.

"Estaba en la barra cuando de repente entró una bocanada de aire por un lado, pensé que eran los altavoces que habían explotado", ha relatado el joven, que recuerda que "ocurrió todo muy rápido".

Sin palabras

Ha relevado que le ha costado muchas horas "poder verbalizar" lo que le ha supuesto el suceso en el que el desplome del tejado, entre otros, cayó sobre la persona que estaba a su lado en la barra, un "chico de melena", al que no conocía.

De repente se cayó el tejado, hubo estruendo, mucho humo y todo el mundo empezó a correr "De repente se cayó el tejado, hubo estruendo, mucho humo y todo el mundo empezó a correr; yo quedé paralizado y cuando comenzó a desaparecer un poco el humo, vi gente, me agaché a tientas, toqué a una persona que tenía la cabeza llena de sangre, le levanté, y otro chico le sacó al exterior", ha añadido.

A continuación, ha subrayado, ayudó a evacuar a otro de los heridos aunque le resultó "imposible rescatar" a más, pese a intentar ayudar a liberar a las personas que se encontraban atrapadas en la zona de la barra.

"Era físicamente imposible porque la madera les atrapaba", ha dicho el español en referencia a las personas que se encontraban junto a él en la barra, ocupada en la mayor parte por varones con edades comprendidas entre 40 y 50 años.

Los primeros movimientos tras el desplome del techo llevaron a algunas de las personas que se encontraban en su entorno a intentar empujar la estructura caída, ha manifestado Cueto, quien ha apuntado que la oscuridad de la noche les permitió ver un aspa del helicóptero siniestrado hasta que, ya en el exterior, se percataron de la cola del aparato con el rotulo de la Policía.

Más víctimas

La Policía escocesa dijo este domingo que no descarta que aparezcan más cadáveres entre los escombros del pub.

El inspector jefe Stephen House señaló en una rueda de prensa que la posibilidad de que aumente el número de víctimas seguirá mientras continúe la operación de rescate en el pub The Clutha, que describió como "delicada" y "peligrosa".

Hasta que la gente adecuada esté en el lugar de los hechos para examinar los escombros y proceder a su limpieza, no podemos dar cifras "Hasta que se haya extraído completamente el helicóptero y la gente adecuada esté en el lugar de los hechos para examinar los escombros y proceder a su limpieza, no podemos dar cifras concretas", declaró.

En otra comparecencia, la subinspectora jefe Rose Fitzpatrick informó de que se ha recuperado "otro cuerpo" en el local, que ha sido trasladado a un hospital "para ser identificado", si bien no quiso indicar si se trata de una víctima mortal.

De confirmarse un nuevo fallecimiento, esto elevaría a nueve el número de muertos en el accidente, tras los ocho confirmados este sábado, de los cuales tres eran los tripulantes del aparato estrellado.

Según Fitzpatrick, 12 personas siguen hospitalizadas, tres de ellas están en estado "grave pero estable", mientras que 20 han sido dadas de alta.

Las autoridades han identificado a los tres tripulantes fallecidos −el piloto David Traill, de 51 años, y los agentes Kirsty Nelis, de 36, y Tony Collins, de 43− mientras que otra víctima es Gary Arthur, de 48 años, que estaba dentro de The Clutha cuando ocurrió el suceso.

Homenaje

Cientos de personas se congregaron en la catedral de Glasgow para asistir a un servicio religioso en honor de las víctimas de la tragedia, que obligó este sábado a suspender las festividades de San Andrés, patrón de Escocia.

La viceministra principal del Gobierno escocés, Nicola Sturgeon, y el inspector House estuvieron entre los asistentes a la ceremonia, en la que el reverendo Laurence Whitley destacó que Glasgow es "grande e irreprimible" y se ha unido "en solidaridad con los que sufren".

El ministro principal escocés, Alex Salmond, volvió a rendir tributo a los escoceses por su "heroísmo" y alabó el trabajo "verdaderamente ejemplar" de la Policía y los servicios de emergencia de la comunidad autónoma.