Por primera vez se vigilarán también de cerca los efectos de los aparatos GPS, en auge desde el pasado verano. Este dispositivo se mantendrá durante dos semanas, hasta que finalicen las fiestas de carnaval, ya que suelen acarrear importantes atascos en la zona centro. Y estos problemas circulatorios se pueden ver agravados por el uso del móvil, que en las últimas semanas ya ha ocasionado varios accidentes en la avenida de Lugo y en la calle de O Hórreo.

Ante esta situación, la Guardia Civil se mostrará muy estricta en la aplicación de las multas y vigilará de cerca los efectos del uso del GPS.