pixel
.

Un matrimonio de Ferrol ha llevado a Sanitas a los tribunales por "publicidad engañosa y daños morales".

Su hija, Candela, tiene dos años y medio y síndrome de Down.

Este hecho es el que ha llevado a la conocida mutua a denegarle una póliza.

Nos dijeron que no iban a asegurar a la niña porque iba a tener enfermedades y moriría a los 45 años

Para sus padres, Natalia –de 39 años– y Roberto –de 34–, lo doloroso no ha sido tanto que Candela sea considerada dentro del "grupo de riesgo, junto a diabéticos, portadores del VIH o hemofílicos" para no ser asegurada, según explica su madre, como que Sanitas utilice en su publicidad a personas con síndrome de Down.

Un folleto "engañoso"

La historia se remonta a diciembre del año pasado. La pareja ferrolana intentó asegurar a su hija tras leer un folleto de la aseguradora en el que figuraba la posibilidad de inscribir a su hija en el seguro médico. Ahí empezaron los problemas.

"Nos dijeron que no iban a asegurar a la niña porque iba a tener enfermedades y moriría a los 45 años", declara Natalia.

Pero lo peor, según los padres, estaba por llegar: en Navidad vieron por la televisión un anuncio de Sanitas con una niña con síndrome de Down como protagonista.

Sanitas señala que como entidad privada tiene "derecho a contratar o no" a quien quieran

La queja presentada por el matrimonio ferrolano fue desoída por Sanitas, por lo que recurrieron a la Xunta de Galicia.

Por mediación de la Consellería de Vicepresidencia de Igualdade e Benestar consiguieron que la mutua retirase el anuncio, "pero a la semana siguiente lo colgaron en Internet", dice Natalia.

Entonces, los padres de Candela optaron por la vía judicial, con el objetivo de que, en palabras de la madre, "cualquiera pueda ser tratado como una persona en cualquier sitio, que haya libertad de elección y que no haya engaños".

"Derecho" de entidad privada

Sanitas dice que no asegura a gente con síndrome de Down porque las "prestaciones serían excesivamente limitadas".

En un comunicado, manifiesta que puede hacer los anuncios porque los hijos de afiliados si tienen el síndrome, sí son asegurados.

Además, señala que como entidad privada tiene "derecho a contratar o no" a quien quieran.