Caen un 88% las sanciones por ensuciar las calles de la ciudad
La ropa tendida y la basura son dos constantes en las calles de Vigo. (Laura González)
Vigo sigue siendo cutre. Y es que, a pesar de existir un bando para mantener la ciudad bonita, éste sólo se aplica con eficiencia cuando se celebran aquí acontecimientos de relevancia.

Así lo han asegurado fuentes policiales, pues los agentes han pasado de poner 3.061 sanciones por incumplir el bando en 2005, a las 352 del pasado 2006, con lo que la caída en el número de multas por no cuidar la imagen de la ciudad ha sido de más de un 88%.

Los motivos que centraron las sanciones del pasado año fueron: tirar basura o maleza en terrenos, depositar la basura en contenedores fuera del horario permitido (a partir de las 20.00 horas), hallazgo de viviendas en mal estado o mantenimiento prolongado de sacos de obra en las aceras.

Sin embargo, gracias a la celebración de la Volvo, en 2005 se vigilaban también los daños a las plantas ornamentales o los tendales de cara a la vía pública, que supusieron un total  de 84 sanciones.

Hoy en día, según los agentes locales «se ha bajado la guardia» y «la vigilancia no es tan exhaustiva como en 2005, cuando vino a  Vigo la Volvo y se dio orden de que se incrementase esta vigilancia». Por eso, los sacos de obra ocupan las aceras, los carteles se colocan sobre las paredes y los contenedores están llenos de basura por la mañana.

El Concello tendrá que ponerse las pilas, pues la Xunta prepara una nueva ley para castigar a las personas que abandonen basura en la calle. En un mes, la proposición se llevará al Parlamento y la Consellería de Medio Ambiente espera aprobarla antes de finalizar el año.

La futura Ley de Residuos de Galicia contempla sanciones de hasta 600 euros. Unas multas que Vigo ya incluye en su bando de ornato y mantenimientos. Según éste, tirar basura en la calle, dañar el mobiliario urbano o realizar pintadas puede suponer una sanción que oscila entre los 90,15 y los 601,01 euros, en función de la gravedad del daño.

También en este bando se prevén multas para las personas que paseen a sus mascotas y no recojan los excrementos, por que habrá que pagar entre 150,25 y 600 euros.

Los bomberos alertan de que el vandalismo impide un buen servicio urgente

Tres contenedores ardieron la pasada madrugada. Los bomberos de Vigo alertan de que la atención adecuada de las urgencias está en riesgo. El motivo no es otro que el repunte del vandalismo «que obliga a salir a varios vehículos para apagar fuegos que son provocados y no son accidentes», explica un bombero vigués.

De esta forma, los efectivos recuerdan que en caso de emergencia podrían verse desbordados. Y es que, sólo la pasada madrugada en un intervalo de 20 minutos (entre las 3.00 y las 3.20 horas) ardieron dos contenedores y una motocicleta. Antes, al filo de la media noche, otro contenedor se incendió en O Carballal.

Según consideran los bomberos, todos estos fuegos son intencionados y ocupan su trabajo poniendo en riesgo la atención eficaz en casos de emergencia.

En lo que va de año los bomberos ya han apagado 10 contenedores y en todo 2006 fueron 180.