Giuliani presentó una declaración de candidatura a la Comisión Federal Electoral estableciendo un comité para explorar una nominación presidencial, lo que le permite reunir fondos, viajar y contratar un equipo.

'Aún tenemos que anunciarlo formalmente y hacer un par más de cosas, pero esto es lo más cerca que van a estar de saberlo', dijo Giuliani en un programa de televisión de la cadena Fox News. 'Hicimos todo lo que legalmente teníamos que hacer, creo, después queda hacer un anuncio formal', agregó.

Giuliani dijo que la iniciativa le colocaba en la misma posición que el senador por Arizona John McCain y el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney, dos republicanos que aspirarán a la candidatura republicana a la presidencia.

'Si tuviera que apostar como ustedes apuestan en la Super Bowl (...) yo apostaría a que vamos adelante', dijo a periodistas en Nueva York, antes de negarse a dar una fecha precisa del anuncio, aunque señaló que sería 'más pronto que tarde'.

La decisión podría calmar las crecientes dudas entre los republicanos acerca de sus intenciones de participar en la carrera presidencial en 2008. Aunque Giuliani aventaja a otros ocho correligionarios en varias encuestas nacionales, ha habido especulaciones sobre si se presentaría o no.

Para ganar la candidatura, Giuliani deberá enfrentarse al poder del ala más conservadora del Partido Republicano, con un fuerte poder en las primarias, sobre todo por su activismo a favor de algunas causas sociales como los derechos de los homosexuales y el aborto.

Giuliani se convirtió en una de las figuras más populares del partido al demostrar su fuerte liderazgo en Nueva York tras los ataques del 11 de septiembre del 2001, y se ha mostrado leal al presidente George W. Bush apoyando su plan de enviar más tropas a Irak.

Tras ganar millones de dólares como consultor y orador vocacional desde que dejó el ayuntamiento y volverse popular en el circuito de recaudación de fondos en 2006, Giuliani ha dicho que está evaluando sus finanzas y apoyos antes de decidirse a recorrer el camino hacia la Casa Blanca.*.