Con un original gorro de lana, salió de su casa una de las mujeres más buscadas por la prensa del corazón en las últimas semanas, Valeria Rivera.

Esta joven se ha dado a conocer a raíz de que Alejandro Sanz hiciera público, a través de un comunicado, que era padre de un hijo de tres años, Alexander.

Ahora, Valeria rompe con ese anonimato, que según el cantante era muy ansiado por ella, para desenvolverse con total naturalidad ante los medios.

Con amabilidad y una gran sonrisa, Valeria atiende a una periodista que llamó a su casa para preguntarle por las repercusiones que ha vivido en su entorno tras aparecer en la revista "Hola".

La diseñadora insiste en guardar silencio y no desvelar el porqué de su decisión por romper con su, hasta ahora, discreta vida.

Cuando la periodista desistió de su intento ante la negativa constante de Valeria, la madre de Alexander se despide del cámara que le graba desde la distancia, dejando claro que era consciente de que estaban captando el momento de esa conversación.