Explosión de Gas
El restaurante y la escuela de música de al lado han quedado destrozados por la explosión. (Estela Busoms/ACN) ESTELA BUSOMS/ACN

Dos personas han muerto en la explosión de gas ciudad que se ha registrado esta mañana en el restaurante situado en los bajos del número 1 de la calle Manuel de Pedrolo de la ciudad de Lleida, según ha informado el alcalde de la localidad, Ángel Ros.

Se trata del hijo del propietario del restaurante, de 29 años, que ha sido encontrado bajo los escombros y de un vecino de 56 años que ha sufrido un ataque de corazón a consecuencia de la explosión y ha fallecido posteriormente en el Hospital Arnau de Vilanova de la capital leridana.

Unas 50 personas no podrán volver hoy a sus viviendas y tendrán que pasar la noche en hoteles de la ciudad. El resto de los desalojados, unos 30, ya han vuelto a su casa.

La Generalitat continúa evaluando si la explosión de gas "se trata de un error humano o de la red de suministro", ha manifestado el delegado en Lleida de la Generalitat, Jaume Gilabert.

El local estaba cerrado

80 personas han sido desalojadas de dos edificios que podrían haber quedado afectados por la explosión
El restaurante estaba cerrado desde hace algún tiempo ya que estaban haciendo obras pero el hijo del propietario se encontraba dentro ya que acostumbraba a dormir en un altillo dentro del local.

A raíz de la explosión han tenido que ser desalojadas unas 80 personas que viven en los número 1 y 3 de la calle Manuel de Pedrolo que ahora se encuentran en diferentes edificios públicos del barrio "desayunando y tomando café", según relató el alcalde.

Algunos vecinos, como Laura que vive en el número 3, han podido entrar a su viviendas para ver que todo estaba bien: "hemos escuchado una gran explosión y se ha movido todo el edificio. He llamado a mis hijos y hemos salido a la calle en pijama. En momentos como ese no te da tiempo de pensar nada", ha explicado en TV3.

Estaban durmiendo

La explosión ha sorprendido a los habitantes del bloque, el número uno de la citada calle, cuando se encontraban la mayoría todavía durmiendo, ya que se ha producido hacia las 7.25 horas.

El edificio afectado consta de cinco plantas y la explosión ha afectado, en función de una primera valoración, a los dos bajos, así como al primer piso. Un total de nueve vehículos de los Bomberos de la Generalitat se han desplazado al lugar de los hechos para sofocar el fuego.