La Ertzaintza detuvo a 902 hombres por agredir a su pareja o por haber quebrantado una orden de alejamiento. Esto supone un 18,20% en 2005 (763 hombres detenidos), pese a que el número de víctimas fue similar. Además, el último año, la Policía vasca realizó unas 3.000 actuaciones por casos de violencia contras mujeres.