El secuestro de la funcionaria ocurrió entre las 20.00 y las 22.00 horas del pasado sábado, tiempo durante el que fue amordazada y maniatada con un cable de teléfono y además fue golpeada. Las dos internas, que no tienen un perfil peligroso, arrebataron las llaves a la funcionaria con intención de escaparse de la cárcel, pero finalmente no consiguieron saltar al patio.