La Junta de Castilla y León, en su tarea de vigilancia y control del aprovechamiento micológico en los montes de Soria, ha decomisado durante este fin de semana en diversas actuaciones coordinadas con la Guardia Civil y otros agentes, 473 kilogramos de níscalos a recolectores ilegales y se han formulado las correspondientes actas de denuncia.

A pesar de las inclemencias meteorológicas, se encuentran todavía producciones importantes de setas en los montes sorianos, especialmente de níscalos, cuya campaña ha sufrido un ligero retraso.

Según ha informado la Delegación Territorial de la Junta a través de un comunicado remitido a Europa Press, el pasado viernes, en Molinos de Duero, seis agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León de Covaleda, Navaleno y Vinuesa y otro de la Mancomunidad de los 150 Pueblos, decomisaron 170 kilogramos de níscalos a recolectores de nacionalidad rumana que no contaban con permiso.

Los agentes conocieron que un grupo de recolectores se encontraban en el monte 'El Pinar', de Molinos de Duero, y que otros podrían estar distribuidos también por Pinar Grande.

Tras una hora de búsqueda, comprobaron que los recolectores se encontraban escondidos y dispersos en el monte.

Sobre las 16.45 horas, los agentes medioambientales detuvieron dos furgonetas que iban a recoger a los recolectores, por lo que se incautaron aproximadamente de 130 kilogramos de níscalos.

Posteriormente los agentes medioambientales intervinieron el producto de los recolectores de otra furgoneta, decomisando otros 40 kilogramos.

Nueva forma de actuar

Con esta operación de vigilancia y control se ha detectado una nueva forma de actuar de estos grupos, que consiste en dejar a los recolectores en el monte, retirar las furgonetas para no dar pistas de dónde se encuentran y volver luego a recogerlos, de modo que los vehículos permanecen el mínimo tiempo posible en el monte en el que se encuentran.

El sábado, los agentes medioambientales volvieron a vigilar la zona, donde volvieron dos de las furgonetas. Al ver a los agentes, los recolectores se fueron del monte sin haber recogido ningún níscalo. El domingo 17 no fueron vistos ya por la zona.

El mismo sábado, cuatro agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León de Covaleda, con la colaboración de cuatro agentes de la Guardia Civil, decomisaron otros 80 kilogramos de níscalos a recolectores de nacionalidad rumana que no tenían permiso.

La actuación se llevó a cabo en el monte de utilidad pública número 125 de Covaleda.

También dos agentes medioambientales de Covaleda denunciaron a dos personas de nacionalidad rumana por recolectar níscalos sin la correspondiente licencia, en el monte 142 de Molinos de Duero; se les decomisaron nueve kilos de níscalos.

En otro control de recolección que se llevó a cabo entre cuatro agentes medioambientales de Covaleda y cuatro agentes de la Guardia Civil, que denunciaron a cinco ciudadanos de nacionalidad rumana, en el monte 125 de Covaleda, se intervinieron 128 kilos de níscalos.

Ese mismo día, cuatro agentes medioambientales y cuatro agentes de la Guardia Civil desalojaron en el paraje 'Royomojón' de ese mismo monte una casa forestal en estado ruinoso, que había sido ocupada por ciudadanos rumanos, encontrándose en el momento de la actuación cinco personas, a quienes se les decomisaron 86 kilogramos de níscalos.

Consulta aquí más noticias de Soria.