La Guardia Civil de la Región de Murcia ha desplegado, durante el pasado fin de semana, un dispositivo de verificación de alcoholemia en distintas carreteras de la Comunidad donde se ha controlado a 2.306 conductores, de lo que 81 arrojaron resultado positivo en alcohol (3,51 por ciento).

De estos se procedió a la detención de una decena, nueve por alcoholemia y uno por conducir sin crédito de puntos en su permiso de conducción. Los restantes conductores han sido denunciados ante la Jefatura Provincial de Tráfico de Murcia.

Agentes del Sector de Tráfico de Murcia han llevado a cabo este amplio despliegue en el marco del plan de control de las zonas de ocio y diversión, y para concienciar a los conductores de los peligros que supone conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas.

En especial se destaca el dispositivo de control establecido en las proximidades de las localidades de Bolnuevo-Mazarrón con motivo de la celebración de la Romería del Milagro, donde fueron detectadas más de dos terceras partes de las pruebas positivas realizadas, siendo detenidas dos personas por alcoholemia y otra que, además de dar resultado positivo en las pruebas, conducía estando privado de permiso de conducir por haber perdido la totalidad de los puntos asignados.

Con estas actuaciones se pretende concienciar a la población de la incompatibilidad del consumo de bebidas alcohólicas con la conducción de vehículos, y con ello evitar que se produzcan accidentes de circulación, garantizando la seguridad vial y el normal desarrollo de estos eventos multitudinarios. De hecho, en este caso y en la zona afectada, no se ha registrado ningún accidente.

Por ello, la Guardia Civil reitera su mensaje a aquellos conductores que, de forma imprudente y temeraria, a pesar de las campañas y advertencias de la DGT, conducen después de haber consumido alcohol o drogas, recordando que se seguirá intensificando la realización de los controles a cualquier hora del día o de la noche, especialmente de cara a las próximas festividades, tanto el puente de la Constitución como la Navidad.

En todos los casos, los vehículos afectados son inmovilizados por la Benemérita hasta que sus conductores se encuentren en condiciones de proseguir viaje, una vez que hayan rebajado el nivel de alcoholemia dentro de los límites permitidos, o bien se hagan cargo de los vehículos otros conductores que se encuentren habilitados y, previa la prueba de alcoholemia, se acredite que pueden retirarlos.

Conducir un vehículo a motor o ciclomotor con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 mg/l lleva aparejada la detención del conductor como presunto autor de delito contra la seguridad vial, castigado con penas de prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses y en cualquier caso la privación del permiso por un tiempo de 1 a 4 años.

Por otra parte, la conducción de vehículo a motor o ciclomotores con tasas superiores a 0,25 mg/l (0,15 mg/l, conductores noveles) y hasta 0,60 mg/l, supone una sanción económica de 500 euros y la pérdida de hasta 6 puntos del permiso de conducir.

Asimismo, conducir estando privado del permiso de conducción por la perdida de la totalidad de puntos asignados, se encuentra tipificado en el Código Penal y puede ser castigado con la pena de prisión de 3 a 6 meses o con multa de 12 a 24 meses o con trabajo en beneficios de la comunidad de 31 a 90 días.

Consulta aquí más noticias de Murcia.