El consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno de Aragón, Ricardo Oliván, ha asegurado que "no hay riesgo de que el servicio de salud mental en Huesca, ni en el conjunto de Aragón, corra ningún peligro", según las condiciones que se van a recoger en los pliegos de la convocatoria del concurso público para atender esta prestación.

"Al revés, lo que hace es consolidarlo", ha puntualizado Oliván, en declaraciones a los medios de comunicación, tras firmar un acuerdo de colaboración con la Universidad de Zaragoza. El consejero se reúne en estos momentos con responsables de la Fundación Agustín Serrate de Huesca, entidad que actualmente presta servicio en el ámbito de la salud mental en esa ciudad.

Oliván ha explicado que la reunión, que se celebra a petición suya, ha dicho, tiene como finalidad "recordarles que tenemos que convocar un concurso por obligación legal y que hay unos pliegos que tienen que cumplir los adjudicatarios", cuestión "que ya conocen desde hace un año".

En este sentido, ha sostenido que "lo que no es legal no se puede incorporar al pliego, como, por ejemplo, la cesión con carácter permanente de trabajadores del sector público a una entidad privada, sea quien sea el adjudicatario".

El hecho de que esto se haya dado hasta ahora "es una cuestión irregular que había que corregir", algo "de lo que son conscientes los miembros de la fundación desde hace mucho tiempo".

El consejero ha agregado que "dimos un año de transición, con una nueva prórroga, para acondicionar la fundación a la nueva realidad, que era la posibilidad cierta de un concurso", que ahora se va a efectuar y, por eso, "quiero analizar con la fundación qué pasos han dado para estar en disposición de participar".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.