El Grupo Popular del Ayuntamiento de Valladolid ha rechazado la propuesta de Plan de Empleo dotado con 13 millones de euros para 2014, presentada por el PSOE en el Pleno extraordinario celebrado a primera hora de esta mañana, al considerar que carecía de financiación y que incluía "recetas caducas".

Así ha justificado el portavoz del equipo de Gobierno, Jesús Enríquez, en sus intervenciones durante el Pleno, en el que el Grupo Popular ha presentado y aprobado con los votos de sus 16 concejales presentes hoy una moción de sustitución en la que se respalda el proceso de reformas emprendido por el Gobierno de España y se insta a la Agencia de Innovación de Valladolid a culminar la tramitación del Plan Anticrisis.

El presidente del Grupo Socialista, Óscar Puente, ha defendido una propuesta a la que no ha querido poner el 'apellido' de su partido, ya que considera que se trata de un plan de empleo "para la ciudad y por la ciudad", destinado a las más de 31.000 personas que están inscritas en Valladolid en las listas de demandantes, por lo que ha reclamado a los grupos políticos "olvidar posiciones partidistas".

En este sentido, ha recordado que "no resolvió nada hablar de brotes verdes, igual que ahora no sirve decir que ya ha pasado lo peor y que se ve la luz al final del túnel". El representante socialista ha reprochado que "algunos prefieren esperar a que escampe" a afrontar el problema de miles de personas en la ciudad y sobre todo de 10.000 hogares de la ciudad en los que todos los miembros están en el paro.

La principal diferencia esgrimida por el Grupo Popular para rechazar la propuesta ha sido la financiación, ya que el Plan de Empleo incluía la necesidad de dotar 13 millones de euros que, según Jesús Enríquez, el texto de la propuesta no aclara convenientemente. De hecho, ha reprochado que los socialistas iniciaran la difusión de las propuestas con el planteamiento de financiarlo con el "superávit contable" de 27 millones de euros, lo que a juicio de Enríquez supone "hacer creer a los ciudadanos que el Ayuntamiento tiene dinero en la caja".

Sin embargo, la propuesta del PSOE no incluyó finalmente una referencia concreta a la financiación, sino que señalaba que se concretaría con enmiendas al presupuesto municipal que se conocerá en las próximas semanas. Por ello, Enríquez ha preguntado al presidente del Grupo Socialista a qué renunciaría para financiar estos 13 millones, teniendo en cuenta además que están en contra de la tasa de recogida de basuras, por la que el Consistorio recaudará ocho millones en 2013.

A este respecto, en la rueda de prensa posterior al Pleno que ha ofrecido el alcalde, Francisco Javier León de la Riva, ha planteado que "la única" posibilidad para financiar el Plan sería aumentar los impuestos y tasas municipales que en 2014 se congelarán, con lo que Valladolid mantendrá una "presión fiscal de las más bajas" entre las capitales españolas.

"no es un plan,

Es un bluff"

Enríquez, que calificó el plan de "bluff" —farol o engaño en inglés— ha añadido como argumento contrario que el Plan incluye "rectas caducas" para el empleo, como "subvencionar las cotizaciones sociales", contratar a más trabajadores municipales, "costear las prácticas de alumnos de la UVA" y dar "cursos", por lo que ha ironizado con que espera que el PSOE de Valladolid no haya "tomado el modelo" de UGT en Andalucía. En definitiva, ha aseverado que no podía esperar "soluciones de empleo" por parte de los socialistas "sólo dos años después de que salieran del Gobierno".

Ante el rechazo a sus propuestas y la presentación de una moción de sustitución, Óscar Puente ha lamentado que el Grupo Popular ha dado "con la puerta en las narices" a la propuesta del PSOE y "sobre todo" a los 31.000 parados registrados en Valladolid y que supone "una decepción" y "un pasito atrás más en el descrédito de los políticos", pues ha recordado que "mucha gente" reclama que los partidos "se pongan de acuerdo".

En cuanto a la financiación, Puente ha reiterado que renunciaría a gastos "superfluos" como la unidad ecuestre de la Policía el proyecto de ascensor panorámico en la torre de la catedral o las "mamandurrias varias" que benefician a "los amigos" en la Sociedad de Turismo. De hecho, ha reprochado que el PP asegure que actualmente "no hay dinero" pese a que "hace dos años había 15 millones para la Cúpula del Milenio".

El alcalde ha salido al paso de estas cuentas también ante los medios de comunicación, a quienes ha recalcado que los gastos referidos tanto por Óscar Puente como por el portavoz de IU, Manuel Saravia, o "son poca cosa" o, como en el caso de la Catedral, se trata de una cantidad procedente de donaciones "finalistas", mientras que en el caso de la financiación ha defendido que debido a la Ley de Techo de Gasto el Ayuntamiento no puede endeudarse más.

Finalmente, la moción de sustitución aprobada con los votos de los 16 ediles del PP presentes hoy en el Pleno —se ha ausentado Mercedes Cantalapiedra— ha revocado el Plan de Empleo, por lo que el texto definitivo que ha salido de la sesión ha sido un apoyo del Ayuntamiento al proceso de reformas emprendido por el Gobierno y una invitación a la Agencia de Innovación a culminar las medidas del Plan Anticrisis, de las que Enríquez ha detallado un buen número.

Sin embargo, tanto Óscar Puente como Manuel Saravia han aludido a que esas medidas son "insuficientes" y se han limitado a acciones de "dudosa utilidad". De hecho, el portavoz de IU lo ha calificado de "fantasmagórico" pues no aborda directamente aspectos "necesarios" como la promoción del "empleo social", la diversificación en la formación de trabajadores de la industria, la atención a organizaciones sectoriales a las que se prometió facilidades en el alquiler de locales, y, especialmente, un "plan de choque" contra la pobreza.

La aprobación final de la moción 'popular' ha desatado los abucheos y las protestas por parte del público presente, formado principalmente por miembros de la asociación Parados en Movimiento, que han gritado alguna proclama como 'Queremos trabajar, no mendigar' y han reclamado a Jesús Enríquez que "se ponga en la piel" de los desempleados.

Protestas del público

De hecho, la presencia de público ha sido otra de las líneas de enfrentamiento entre PP y PSOE, pues el portavoz del equipo de Gobierno ha considerado que la ausencia de representantes de otros colectivos de la ciudad era una muestra de que los socialistas "han fracasado" en su intento de consensuar el Plan con asociaciones y agrupaciones.

Así, a juicio de Enríquez, tuvieron que "tirar de banquillo" para contar con una intervención externa al Pleno al inicio del mismo, cuando tomó la palabra el representante de Juventudes Socialista Iván García Cobo. Sin embargo, Óscar Puente lamentó que algunas asociaciones, como Aspaym vio rechazada su solicitud de participar en la sesión al "enviarla por fax".

Finalmente, el alcalde ha considerado que Aspaym hizo llegar al Ayuntamiento un "fax sin firmar el viernes por la tarde" en el que "no solicitaban expresamente intervenir en el Pleno". También ha reconocido que llegó una petición de UGT que no se permitió porque aún no está inscrita en el registro municipal de asociaciones, un trámite que se concretará próximamente.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.