Backstreet Boys hace unos años
Backstreet Boys en la actualidad

Hace veinte años cinco chicos, casi unos críos, creaban una verdadera revolución musical entre los jóvenes de aquellos años. Canciones como Get Down o We've Got it Goin'On sonaban en medio mundo.

Dos décadas después aquellos chavales que hacían colas interminables para ver a Backstreet Boys son hoy treintañeros que en muchos casos, o así lo aseguran los miembros de la banda, llevan a sus hijos a sus conciertos. "Por eso sentimos que hemos 'apadrinado' una nueva generación, la de los hijos de quienes venían a vernos hace veinte años".

Las españolas son calientes", muy apasionadas y muy guapasNo han dejado, aunque con algún bajón, de sacar discos. Ni siquiera cuando uno de sus miembros abandonó temporalmente la banda. Así que con razón quieren celebrar por todo lo alto su vigésimo cumpleaños en la música y el éxito de su nuevo disco, In a World Like This. Es por ello que han venido a nuestro país, del que hablan maravillas, sobre todo de sus fans, de las que destacan: "Son calientes", dicen a 20minutos en un clarísimo español, "muy apasionadas y muy guapas". También han saludado en un perfecto español.

"Ninguna 'boy band' posterior ha vendido tanto como nosotros"

Sin falsa modestia afirman rotundamente ante la inevitable pregunta acerca de las boy band que han venido después, como Auryn o One Direction: "Nunca más habrá una banda como Backstreet Boys. Las ventas y las metas conseguidas hablan por sí mismas".

Matizan que en aquellos tiempos había un deseo que hoy no existe hacia determinados objetos, como el disco, el póster o cualquier cosa relacionada con la banda. "Era un momento muy especial" señalan con un tono algo nostálgico y también como explicación a por qué no se ha repetido el fenómeno. Ellos lo crearon, pero no ha habido alumno que supere al maestro.

"No decimos que no ocurra en otro sentido, lo que sabemos es que no se alcanzan nuestros números. Las cifran hablan: ninguna boy band ha vendido tanto como nosotros". Añaden su gratitud a las fans, siempre conscientes de que ése ha sido su fuerte y ésa la diferencia: "Tenemos las mejores fans del mundo". Son ellos quienes hablan en femenino. No parecen tener problema con ser un grupo idolatrado sobre todo por mujeres.

No habrá un día en el que, como ha ocurrido a muchos, miremos atrás y preguntemos ¿dónde se fue nuestro dinero?"La evolución y la reinvención han tenido mucho que ver con que aún sigan teniendo éxito, tanto que acaban de llegar de una gira por China en la que han agotado entradas, y aún más: han sido el primer grupo americano en tocar en algunas de sus provincias.

"El cambio es fundamental. Nos hemos hecho mayores, claro, pero queremos seguir bailando, tocando, subiendo a un escenario. Queremos veinte años más. Además por primera vez tenemos el control creativo, somos nuestra propia discográfica. Así no habrá un día en el que, como ha ocurrido a muchos genios creativos, miremos atrás y nos preguntemos ¿dónde fue a parar nuestro dinero?".

Su pregunta invita a otra, más general, pero muy relacionada y casi imposible no formular, a fin de cuentas ellos tienen la edad de la generación estafada: ¿Dónde ha ido a parar todo lo que parecía que íbamos a tener, ese gran futuro dorado? "Siempre hay momentos altos y bajos. Hay países que estaban muy mal y ahora están levantándose. Hay que ser innovador y hallar nuevas maneras de estar al día. Es lo que hemos hecho nosotros con nuestra música". ¿Reinvención pues como primera medida? "Y que los gobiernos sepan que son para la gente".

En este punto quieren seguir hablando, todos tienen su opinión, aunque coinciden en lo fundamental: "No puedes quedarte quieto. A veces parece que lo estemos y no es bueno para salir adelante. Hay que aprender a hacer nuevas cosas".

"No cambiaríamos nada de lo que hemos pasado"

No puedes quedarte quieto, a veces parece que lo estamos y no es bueno para salir adelanteDicen que rectificar es de sabios, y puede que arrepentirse también lo sea aunque no siempre sirva de mucho. No obstante, en el caso de Backstreet Boys, hay motivos para no querer cambiar nada del pasado: "Ni lo bueno ni lo malo, porque todo lo que nos ha pasado es lo que nos ha traído hasta aquí, es lo que ha hecho que seamos quienes somos".

Sin embargo hay algo que sí que modificarían, no hay más que mirar algunas de sus fotos de hace veinte años para suponerlo: "El peinado seguro, jamás volveríamos a peinarnos como entonces. Es que la ropa era la que funcionaba entonces, aunque ahora miras las fotos y dices: Dios mío, ¿en qué estaba yo pensando?". Uno a uno van señalando qué no volverían a llevar jamás: "Nunca volvería a llevar el pelo plátano que llevaba, señala Nick Carter; "Yo jamás me pondría esas extensiones que hacían que pareciera que tenía un montón de gaviotas en la cabeza", dice A. J. McLean; "Una vez llevamos una camisa plateada que no volvería a usar en la vida", confiesa Kevin Richardson; "Yo creo que lo que no deberíamos volver a usar es aquella ropa tan holgada" finaliza Brian Littrell.

Pero cuando miran atrás, además del peinado y la estética, ¿qué recuerdan peor, qué ha sido lo peor? "Los problemas legales con la discográfica, quedarnos sin manager, estar todo el tiempo en el ojo público, haber perdido gente muy querida y estar expuestos... Todo eso es muy duro". Sin embargo, y ahí dejan la lección: "Gracias a todo lo que hemos pasado y nos ha pasado nos hemos unidos de verdad. Así que hasta por lo malo teníamos que pasar".