La pianista de Puigcerdà (Girona) que se enfrenta a siete años y medio de prisión por contaminación acústica y lesiones psíquicas ha asegurado durante el juicio que la vecina que la denunció reiteradamente se había "obsesionado" con ella.

La joven ha negado haber ensayado a todas horas entre los años 2003 y 2007 y ha añadido que hizo todos los posibles para minimizar los sonidos del instrumento. Entre otros, insonorizando tanto la habitación como el piano —que recubrió con mantas— o buscando locales alternativos para ensayar.

El consistorio pidió cuatro veces que insonorizasen la habitaciónPor su parte, la vecina ha declarado haber vivido un auténtico calvario, sufriendo "ansiedad y nervios" porque el sonido era insoportable. También ha dicho que, a pesar de que intentó solucionar la situación, la familia de la chica nunca le hizo caso.

Según la calificación fiscal, la pianista e intérprete que entonces tenía 26 años —y que cursaba estudios oficiales de música— tocaba el instrumento cinco días a la semana durante ocho horas, de 9.00 a 13.00 y de 14.00 a 18.00 horas, sin que la sala donde ensayaba estuviera insonorizada.

Por eso, la Fiscalía considera que el sonido del instrumento superaba "el máximo de inmisión sonora" permitido por ley, y solicita una pena de siete años y medio de cárcel para la pianista, cuatro más de inhabilitación para tocar el instrumento. Para sus padres, a los que considera cooperadores necesarios, pide una multa de 10.000 euros, y una indemnización de 9.900.

Su vecina dice que sufrió ansiedad, alteraciones del sueño y problemas de gestaciónLa vecina denunció en marzo de 2006 a la pianista y a su familia ante el Ayuntamiento porque le molestaba el sonido constante del piano, tras lo que el consistorio requirió cuatro veces a la familia la insonorización de la habitación en un plazo de 15 días la habitación del instrumento, unas peticiones que fueron desatendidas, según el escrito de Fiscalía.

A consecuencia del "ruido" del piano, la vecina pidió la baja laboral por lesiones psíquicas como ansiedad, alteraciones del sueño y episodios de pánico, además de problemas de gestación en los últimos meses de embarazo.

Consulta aquí más noticias de Girona.