Ferran Mascarell
El consejero catalán de Cultura, Ferran Mascarell. ACN

La Generalitat está ultimando la implantación de un impuesto para las compañías que ofrecen ADSL con el objetivo de destinar la recaudación a la producción audiovisual catalana, en general, y a la industria cinematográfica, en particular. De momento, aún se está estudiando pero las compañías ya han mostrado su oposición a la nueva tasa.

La medida, que se presentará antes de que acabe el año pero que aún no tiene fecha de aplicación —no se encuentra entre los nuevos impuestos incluidos en los presupuestos de 2014 que el consejero Andreu Mas-Colell ha presentado este martes— y no se ha calculado cuánto dinero permitirá recaudar, incluirá mecanismos para evitar que las operadoras repercutan el canon en las facturas y sean los usuarios quienes lo acaben pagando.

La voluntad de la Consejería que dirige Ferran Mascarell es "reactivar el sector cinematográfico catalán", según han explicado fuentes del Departamento a 20minutos. Sin embargo, las operadoras de telecomunicaciones han manifestado su "rechazo frontal y unánime" porque la Ley General Audiovisual establece una tasa del 5% de los ingresos audiovisuales para financiar las producciones audiovisuales europea y española. Además, también destinan el 0,9% de sus ingresos y el 1,5% de los ingresos audiovisuales a la financiación de RTVE.

La voluntad de la Consejería de Cultura es reactivar el sector cinematográficoAsí, la asociación de operadores Redtel —en la que están presentes Telefónica, Vodafone, Orange y Ono— ha señalado que esta medida "agravaría" la "ya elevada carga" que supone la fiscalidad específica del sector y vendría a sumarse a una serie figuras tributarias totalmente "injustas y arbitrarias" que detraen fondos para financiar temas ajenos a las actividades propias de los operadores.

Por su parte, la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Contenidos Digitales (Ametic), en la que además de las anteriores figura Jazztel, ha advertido que este canon es una propuesta "unilateralmente" planteada a las compañías y sobre la que no ha existido "negociación alguna". Las asociaciones piden que se centren los esfuerzos en las "importantes" inversiones a las que están haciendo frente para desplegar las nuevas redes fijas y móviles de alta capacidad.

La Consejería recuerda que las televisiones también tienen la obligación de destinar parte de sus ingresos a producciones audiovisuales y subrayan que "no es una tasa sino una obligación" compatible con el impuesto que Cultura quiere introducir y que está inspirado en la francesa tasa Cope.

El Departamento estudió las distintas formas de financiar las producciones audiovisuales y creen que la más adecuada para Cataluña es la del país galo, donde hay un impuesto que grava las emisiones por televisión a través de cualquier formato y la recaudación se destina a la televisión pública.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.