'Portrait of a young woman with braided hair', 1497
'Retrato de mujer joven con el pelo trenzado', óleo de Durero de 1497 Albrecht Dürer - Berlin, Staatliche Museen zu Berlin, Gemäldegalerie - Photo: bpk / Gemäldegalerie, SMB / Jörg P. Anders

Prolífico pintor de paneles, sobresaliente retratista, figura revolucionadora en las técnicas del grabado... Alberto Durero (1471-1528) tuvo la merecida fama de genio en vida y disfrutó plenamente de reconocimiento. Retrató a figuras destacadas, estudió otras disciplinas para aplicarlas al arte, exploró la naturaleza humana y publicó manuales divulgativos con los conocimientos adquiridos en sus investigaciones; viajó por Europa ganando adeptos, fundó un exitoso estudio.

Bajo el sencillo título de Dürer (Durero) el museo Städel de Frankfurt (Alemania) inaugura una soberbia exposición sobre el autor, sus influencias y  coetáneos. La colección de 280 piezas —de las que 200 son de Durero—  se exhibirá en la pinacoteca hasta el 2 de febrero e incluirá pinturas sobre panel y lienzo; dibujos, grabados en varias técnicas y libros escritos e ilustrados por el maestro renacentista.

Uno de los aspectos que destaca la muestra es el constante interés del maestro de Nuremberg por los trabajos de sus colegas flamencos, alemanes e italianos. Los ejemplos de autores esenciales y discípulos (Martin Schongauer, Hans von Kulmbach, Giovanni Bellini, Lucas van Leyden, Hans Baldung Grien...) contextualizan la calidad artística de las obras de Durero y también revelan el poder creativo que irradiaban, ejerciendo una influencia decisiva en el arte del renacimiento en el norte de Europa.

Uno de los mayores grabados jamás creados

Entre las selectas creaciones que reúne el museo Städel en 14 secciones temáticas hay hitos de los comienzos como Retrato de la madre del artista —fechada en torno a 1490, la pintura más temprana que se le atribuye con seguridad—. 

El libro de bocetos de Dresde se ha digitalizado para que el público lo hojeeLos grabados de la serie El apocalipsis (1498-1511) atestiguan la gran complejidad técnica que alcanzó con rapidez en las xilografías, los estudios de la proporción humana y un apartado dedicado en exclusiva al viaje a Italia demuestran el empeño de Durero por dominar cada pequeño aspecto de la anatomía. Tal vez el documento más impresionante de este análisis sea el libro de bocetos de Dresde (1507-1519, 1523), digitalizado para que los asistentes puedan hojearlo.

Los organizadores destacan también la presencia del Retablo de Heller (1507-9) al completo, creado en colaboración con Matthias Grünewald para el adinerado Jakob Heller, y los bocetos preparatorios de Durero para la obra. Otra de las joyas es el monumental grabado El Arco de Triunfo del Emperador Maximiliano I (1517-18), coloreado y con detalles dorados.

El conjunto en honor del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico está compuesto de 36 láminas de papel que miden en total 3,5 por 3 metros. El trabajo no es sólo el mayor de la muestra, sino también una de las mayores xilografías jamás creadas.