Merkel y Hollande
La canciller alemana Angela Merkel (i) conversa con el presidente de Francia, François Hollande. EFE

La Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA) espió las llamadas telefónicas de 35 líderes mundiales, asegura este viernes el diario británico The Guardian a partir de un documento filtrado por el exagente de ese organismo estadounidense Edward Snowden.

Según informa el diario El País, que cita a fuentes "conocedoras de la documentación filtrada por Snowden", "las agencias de espionaje estadounidenses han empleado la misma práctica en muchos países. Y España no ha sido ninguna excepción". El Gobierno, siempre según este medio, teme que entre los espiados estén los presidentes Zapatero y Rajoy. El ministro de Asuntos Exteriores tendría previsto convocar al embajador estadounidense, en cuanto se disponga de más información.

No es aceptable en absoluto el espionaje entre amigos y aliados

En el memorándum confidencial, con fecha de 2006 y que no detalla la identidad de esos líderes, la NSA anima a funcionarios en departamentos sensibles como la Casa Blanca y el Pentágono a compartir sus contactos para poder añadir los números de teléfono de políticos extranjeros a sus sistemas de vigilancia. El documento relata que un funcionario entregó a la agencia cerca de 200 números de teléfonos, incluidos los de 35 líderes mundiales.

La revelación llega en medio de tensiones diplomáticas ante las sospechas de que los servicios secretos estadounidenses interceptaron el teléfono móvil de la canciller alemana, Angela Merkel. El Gobierno estadounidense no aclaró si espió o no en el pasado a Merkel, si bien subrayó que actualmente no se están interviniendo sus comunicaciones, mientras que la canciller dijo por su parte que "no es aceptable en absoluto el espionaje entre amigos y aliados".

El informe confidencial publicado por The Guardian sugiere que el presunto espionaje a la canciller alemana no habría sido un hecho fortuito, sino que la NSA pudo haber interceptado de manera rutinaria las comunicaciones de líderes mundiales, entre otros la misma Merkel.

Documento destinado a los trabajadores

El documento, fechado en octubre de 2006, estaba destinado a los trabajadores del departamento de Dirección de Señales de Inteligencia (SID, en inglés) de la agencia.

Se espió a millones de personas a través de Internet

El texto filtrado por Snowden, que en mayo de 2013 aireó el funcionamiento del sistema Prism sobre el espionaje de millones de personas a través de Internet, describe cómo los funcionarios con alguna relación con políticos y líderes mundiales pueden ayudar a la NSA. "En un caso reciente", relata el documento, "un funcionario proporcionó a la NSA 200 números de teléfono de 35 líderes mundiales (...) A pesar del hecho de que la mayoría están disponibles a través de fuentes abiertas, los PCs (centros de producción de inteligencia) han detectado 43 números no conocidos hasta entonces", indica el documento.

Si bien el texto asegura que el espionaje sobre esos números produjo "poca" información de inteligencia, también aclara que los teléfonos que proporcionó el funcionario sirvieron para descubrir nuevos contactos para añadir al sistema de seguimiento.

Merkel, espiada desde Berlín

Las acciones de espionaje de las que pudo haber sido objeto la canciller alemana Angela Merkel se habrían desarrollado desde la embajada de Estados Unidos en Berlín, según publica este viernes el diario Süddeutsche Zeitung en primera página.

El diario dice que esa sospecha se desprende de los documentos recabados por Edward Snowden. Las escuchas del teléfono móvil de Merkel se habrían desarrollado desde una unidad llamada Special Collection Service (SCS), con un puesto en la embajada berlinesa.

La SCS, que trabaja tanto con la CIA como con la NSA, suele operar desde las embajadas, normalmente de forma clandestina y sólo en determinadas ocasiones con autorización del gobierno del país anfitrión.

No ha cambiado su comportamiento

Merkel aseguró este viernes que no ha cambiado su comportamiento a la hora de comunicarse por teléfono con otros líderes tras el presunto espionaje a su celular por parte de EE UU y que prefiere mirar al futuro pero exigiendo un cambio real por parte de Washington.

"No he cambiado mi comportamiento a la hora de comunicarme y tengo una lógica consistente en mis conversaciones. Cualquiera que habla conmigo escuchará siempre lo mismo", dijo Merkel en la rueda de prensa al término de la primera jornada del consejo europeo.

Al ser preguntada por si espera una disculpa de EE UU, la canciller dijo que lo más importante ahora es que se cree de nuevo "una base para el futuro" entre ambos líderes, dado que "la confianza está dañada", algo que subrayaron los Veintiocho con "preocupación".

La canciller alemana explicó que posee un móvil que es pagado por su partido CDU y que para todas las comunicaciones de Estado tiene a su disposición líneas encriptadas y si hace falta un celular encriptado.

Merkel dijo que era difícil a veces distinguir entre lo que son comunicaciones de Estado y de partido y por ello decidió en 2005 que fuera la CDU la que le pagara las facturas del móvil.

No quiso derterminar a qué móvil se habría accedido, porque dijo que, a pesar de tener "fuertes indicios" de que EE UU ha interceptado llamadas telefónicas de la canciller, "no tenemos una confirmación ni tampoco un desmentido"