Juanra Bonet
El presentador Juanra Bonet al frente del programa Lo sabe, no lo sabe de Cuatro. MEDIASET ESPAÑA

El presentador está al frente de Lo sabe, no lo sabe, un programa low-cost que va por su segunda temporada en Cuatro. El barcelonés compagina las surrealistas situaciones que vive a pie de calle con el humor absurdo de El Mundo Today (diario satírico de noticias ficticias). En su cuenta de Twitter se presenta vacilante: "Me cancelaron un programa en La 2 por baja audiencia. Supera eso".

¿Cuál es la situación más surrealista que ha vivido en el programa?
Todos los días vivimos situaciones raras pero si tuviera que escoger alguna sin duda me quedo con los momentos protagonizados por los caballeros de Albacete en Soria (memorable participación de dos jubilados) y las señoras de Tarragona (dos amigas que se encuentran y mantienen una conversación cotidiana en plena grabación del programa).

Y en la vida real, ¿cuál ha sido su experiencia más surrealista?
Intento vivir con mucha normalidad. Los momentos surrealistas los reservo para el trabajo.

¿Qué es lo mejor de trabajar en la calle?
La libertad. La calle está plagada de ideas y guiones con mucho potencial.

¿Y lo peor?
Sufrir el clima: la lluvia o el calor extremo son duros a la hora de trabajar.

Cuando se apaga la cámara, uno solo puede decepcionar¿Echa de menos su etapa en Caiga quien caiga?
No, porque hay muchos compañeros en el equipo de Lo sabe, no lo sabe y además todos somos amigos y seguimos viéndonos, salvo al director que se fue a Argentina. Además, sigo en la calle y vestido de negro.

Usted que trata muy directamente con la gente, ¿cómo definiría a la sociedad española?
Diría que es generosa, abierta y tiene esperanza, al contrario de lo que nos quieren vender desde arriba.

El programa ha vuelto al access prime time tras el cambio de una semana a las tardes. ¿Le preocupa la audiencia?
No puedo permitírmelo, es demasiado estresante. Ya hay gente que se dedica a ello, yo prefiero concentrarme en mi trabajo.

El último informe PISA nos puso mala nota en comprensión lectora y matemáticas. Usted que testea el nivel cultural a pie de calle, ¿cómo lo ve?
Es muy tentador usar el programa de termómetro pero no se puede. No hay que olvidar que hay tres cámaras, un micro y gente mirando, a lo que hay que añadir que los participantes no saben si tienen que responder bien o no.

¿A qué político pondría a prueba en Lo sabe, no lo sabe?
A ninguno.

¿Cambiaría algo del programa?
No, formamos un buen equipo, cohesionado, que engrana finamente y en el que me siento muy a gusto.

¿En qué se parece el Juanra Bonet que vemos en la televisión al Juanra Bonet que sale con sus amigos?
En el nombre, en el código genético, en la fecha de nacimiento...—bromea el presentador—. Se puede fingir durante una o dos horas pero entre ocho y nueve que son las que pasamos grabando de miércoles a sábado es imposible. Tendría problemas psicológicos. De todas formas, lo que se ve en la tele son los goles del partido: el mejor momento, el mejor plano... Así que cuando se apaga la cámara solo se puede decepcionar.

¿Echa de menos subirse al escenario?
Sí, me gusta mucho.

Para ser creativo tienes que respetar el descanso y trabajar duro¿Tiene proyectos en paralelo o futuros para satisfacer esta nostalgia?
Es imposible compaginarlo.

Como colaborador de El Mundo Today, ¿cuándo cree que es más fácil crear chistes: cuando la sociedad va bien o en tiempos complicados?
Nunca es fácil. Pero a nivel creativo no hay momentos buenos ni malos. Lo que sí es imperativo es el descanso y el trabajo duro.

¿Cree que falta sentido del humor en los medios?
Tenemos una generación de cómicos espectacular, al nivel de los jugadores de fútbol. Buenos ejemplos son los compañeros de El Mundo Today, los colegas de Ilustres ignorantes (Canal +), cualquier monólogo de El club de la comedia o el equipo de Todo por la radio (Cadena Ser).